Page 51

Febrero 2016

Art ículos de Investigaci ón 185 Nutrición y estructura familiar en adolescentes - C. M. López-Morales et al Además del período prenatal y el período de rebote de adiposidad (4 a 8 años de edad), la adolescencia se encuentra entre los tres estadios de crecimiento críticos para el desarrollo de obesidad persistente y de enfermedades asociadas en la edad adulta19, el promedio de ganancia de peso durante la pubertad es de 14 kg en las hembras y de 15 kg en los varones, con una marcada diferencia en el aspecto físico20. Respecto a la estructura familiar, con base en el parentesco, obtuvimos que la familia extensa (en la cual además de los padres cohabitan y conviven otros familiares con parentesco) fue la predominante en el grupo de adolescentes con sobrepeso-obesidad, y la nuclear simple en el grupo con peso normal; resulta importante mencionar que en la mayoría de los casos de familia extensa, el familiar conviviente fue la abuela, quien era la responsable de la preparación de los alimentos, debido a que ambos padres salían a trabajar; en el grupo con peso normal predominó la familia nuclear simple, y la madre era quien se encargaba de los aspectos de alimentación; la mayoría de las madres de este grupo no tenía un trabajo remunerado. Resulta difícil comparar con otros estudios, debido a que son pocos los realizados en adolescentes y se consideran otras clasificaciones de estructura familiar; sin embargo, Kuntz y cols. en un estudio efectuado en Estados Unidos de Norteamérica reportaron que hasta 80% de los adolescentes con sobrepeso-obesidad eran originarios de familias monoparentales21,22. En este tipo de investigaciones es importante considerar el contexto familiar normal según los usos y costumbres del área geográfica donde se vaya a realizar, así como utilizar escalas y clasificaciones validadas en poblaciones similares. López y Macilla23 argumentan que la familia juega un papel determinante en la génesis de los problemas alimenticios y la obesidad puede ser proporcionada por una dinámica familiar disfuncional, en donde el individuo obeso funciona como un medio para aminorar los conflictos y tensiones que se propician por dicha dinámica; el sobrepeso y obesidad se correlacionan con una alta problemática familiar, dinámica semejante a la de las familias psicosomáticas. Diferentes estudios reportan que los menores de edad con familias disfuncionales presentan mayor proporción de obesidad, explicando la alimentación como mecanismo de compensación de la ansiedad generada por los conflictos y tensiones de la dinámica. Es de relevancia mencionar que la funcionalidad familiar a través del APGAR se determina a través de la satisfacción del entrevistado con su vida familiar, siendo de utilidad para determinar si la familia es un recurso para el paciente o un factor que contribuye a la enfermedad, en este caso a la obesidad24. En este estudio no se encontraron diferencias estadísticamente significativas en la funcionalidad familiar. Geográficamente se ha reportado una mayor prevalencia de obesidad en niños y adolescentes residentes del área urbana, debido a una mayor accesibilidad a comidas rápidas, ricas en carbohidratos, mayor exposición a la publicidad y poca vigilancia en la alimentación26, empero no encontramos diferencias significativas en este aspecto, es importante resaltar que en la región donde se desarrolló el estudio no existe un límite geográfico claro respecto a las zonas urbanas y rurales y la accesibilidad a alimentos, publicidad y demás factores es prácticamente igual, debido a las cortas distancias. Los datos obtenidos coinciden con la mayoría de los estudios en que la presencia de un individuo en el grupo familiar con sobrepeso-obesidad, con o sin relación parental, representa un riesgo para desarrollar sobrepeso-obesidad en el niño y el adolescente debido al reforzamiento de hábitos inadecuados de alimentación, patrones de repetición, disponibilidad de alimentación y percepción corporal25; en este estudio sólo la presencia resultó determinante; no así el número de individuos con obesidad en el grupo familiar, aunque el grupo de adolescentes con sobrepeso obesidad convive con un mayor número de personas con sobrepeso-obesidad que el grupo con peso normal; la diferencia no resultó estadísticamente significativa. La relevancia e impacto de este estudio radica en la consideración de aspectos contextuales del adolescente, los cuales están relacionados con su desarrollo desde el nacimiento y que sin duda impactarán en la vida adulta. Sin embargo, dado el dinamismo del contexto familiar y la influencia de factores externos para estudios futuros es importante considerar otras variables como la cultura, costumbres, nivel socioeconómico, estilo de vida y percepción de salud de todo el grupo familiar donde se desarrolla el adolescente. Rev Med Chile 2016; 144: 181-187


Febrero 2016
To see the actual publication please follow the link above