Page 48

Febrero 2016

Art ículos de Investigaci ón Nutrición y estructura familiar en adolescentes - C. M. López-Morales et al El estado de nutrición es la situación en la que se encuentra una persona en relación con la ingesta y adaptaciones fisiológicas que tienen lugar tras la ingesta de nutrientes, cuyas alteraciones son multifactoriales, teniendo gran peso el contexto, 182 la disponibilidad de alimentos, cultura y costumbres8. El índice de masa corporal (IMC) es un objetivo indicador antropométrico del estado nutricional de la población9; es considerado el mejor indicador antropométrico para diagnosticar el sobrepeso y la obesidad en individuos entre los 2 y los 18 años10. Se estima que 80% de los adolescentes que actualmente son portadores de obesidad, continuarán en la etapa adulta con este padecimiento, acompañada de diversas complicaciones11. En la población de 12 a 19 años de México, el sobrepeso y obesidad se presentan en 35%, siendo 2,4 puntos porcentuales mayor el porcentaje en adolescentes de sexo masculino (14,5%) que en las de sexo femenino (12,1%)12, cifras que son variables según la región; en el estado de Sonora, México, la prevalencia es mayor a la media nacional, reportando 17,2% los adolescentes varones contra 13,6% en las mujeres13,14. Lo anterior explicado por la dieta del sonorense, la cual constituye un riesgo, porque es alta en grasas, proteína de origen animal, baja en fibra, vitaminas y minerales, con poca fruta y verdura15. En las regiones urbanas, la oferta de alimentos secundarios y periféricos es mayor y muy diversa. Los patrones alimentarios de la población urbana del estado de Sonora serán tan variados como el acceso económico lo permita; la frecuencia de consumo de frutas y vegetales, a excepción de la cebolla y el tomate, no supera 30% de la población16,17. Actualmente, la mayoría de los estudios realizados sobre obesidad y tipología familiar se han implementado en niños en edad escolar, utilizando gran diversidad de escalas y clasificaciones, en contextos distintos y sin seguimiento, lo cual origina que la mayoría de los resultados sean contrastantes, poco aplicables, sin determinar, al final de cuentas, el impacto real en la problemática de obesidad. El presente estudio pretende determinar si existen diferencias en la estructura familiar de los adolescentes según su estado de nutrición, la edad que se contempla es de 15 a 18 años, con la finalidad de controlar la influencia de los cambios hormonales que se desarrollan en esta etapa. Material y Métodos Se llevó a cabo un estudio transversal analítico en 120 adolescentes, con edades entre 15 y 18 años; la muestra se calculó con la fórmula para dos proporciones, considerando un intervalo de confianza de 95% y un poder de 80%, los cuales se obtuvieron mediante un muestreo por casos consecutivos. Se seleccionaron adolescentes que acudieran a la Unidad de Medicina Familiar 1 en el período de marzo-agosto de 2013 y que cumplieran con los criterios de selección; el grupo de casos fueron los pacientes con sobrepeso-obesidad, cuyo índice de masa corporal se ubicara en el percentil 90 de las tablas de la CDC (Centers for Disease Control and Prevention), con ausencia de malformaciones congénitas, endocrinopatías, discapacidad física que lo obligara a permanecer en silla de ruedas, muletas o reposo obligado por más de tres meses o practicara algún deporte de manera profesional; el grupo control fueron pacientes cuyo IMC se ubicara entre los percentiles 15 y 85 según las tablas de la CDC, lo cual se considera peso normal, considerando los mismos criterios de selección y se organizaron en pares por edad y sexo. Al localizar al posible participante se le explicó en qué consistía el estudio y se citó entre 7 y 10 de la mañana, acompañado de padre o tutor, los cuales firmaron consentimiento informado; a cada adolescente se le explicó en qué consistía el estudio y sólo se procedió con el consentimiento de él. Se inició con la somatometría colocando al adolescente en báscula previamente calibrada con un mínimo de ropa, sin calzado, después de haber evacuado y vaciado la vejiga y en ayuno, ubicándolo en el centro de la plataforma, parado de frente al medidor, erguido con hombros abajo, los talones juntos y con las puntas separadas, brazos colocados en los costados y holgados, sin ejercer presión, cabeza firme con vista al frente en un punto fijo. Para la obtención de la talla, se colocó en el centro la plataforma, parado de espalda al estadímetro, en la misma posición se le solicitó contraer los glúteos; el especialista frente a él colocó ambas manos en el borde inferior del maxilar inferior del explorado, ejerciendo una mínima tracción hacia arriba, vigilando que el sujeto no se colocara de puntillas colocando su mano en las rodillas, las piernas rectas, talones juntos y puntas separadas, Rev Med Chile 2016; 144: 181-187


Febrero 2016
To see the actual publication please follow the link above