Page 130

Febrero 2016

CASOS CLÍNICOS Neumonía eosinofílica crónica - S. Fernández-Bussy et al Figura 3. Derrame pleural que muestra abundante compromiso deeosinófilos (células en naranjo); se muestran células mesoteliales (células pequeñas en violeta) y linfocitos (células pequeñas, violeta). tosoma y Strongyloides), serología para Aspergillus fue negativa. Dado el hallazgo de la neumonía eosinofílica, asociado a al presencia de eosinofilia periférica, en ausencia de causas infecciosas o secundarias a drogas o fármacos, se planteó el diagnóstico de NEC, iniciándose prednisona 1 mg/kg peso, obteniendo una disminución de la fiebre al segundo día y disminución de los requerimientos de oxígeno y de la eosinofilia a los 5 días y una resolución de las condensaciones pulmonares y al mes de tratamiento, logrando suspender de manera escalonada los corticoides. Dentro del seguimiento, el paciente presentó dos recurrencias del cuadro respiratorio, de similares características, con buena respuesta a tratamiento con corticoides. Actualmente se encuentra con dosis de mantención de 5 mg al día de prednisona, lo que confirma el diagnóstico de NEC. Discusión La NEC es una patología poco frecuente, de etiología aún desconocida, afectando al sexo femenino en una proporción 2:1 con respecto a los hombres, principalmente en la edad media de la vida1,2. Los pacientes que son afectados por una NEC suelen tener antecedentes de asma en 50% de los casos, aunque también se ha asociado a rinitis alérgica y pólipos nasales3,4. En el caso de nuestro paciente, estos antecedentes no estaban presentes. Se ha pesquisado una baja prevalencia, < 10%, de fumadores con esta patología, aunque 264 aún se desconoce si el tabaco ejerce algún efecto protector en el desarrollo de esta enfermedad4. En alguna oportunidad se ha descrito el efecto de ciertos medicamentos en el desarrollo de la NEC (antidepresivos, antiinflamatorios, antibióticos, entre otros)5. Si bien el uso de levofloxacino ha sido reportado como agente causal de eosinofilia pulmonar5, en nuestro caso no parece tener injerencia en el desarrollo del cuadro clínico, dado que el tiempo transcurrido entre su administración y la presencia de síntomas fue de tan sólo una semana. La NEC suele iniciarse como un proceso pulmonar subagudo, con síntomas de semanas o meses de evolución, pudiendo progresar en ocasiones a la insuficiencia respiratoria grave. Sus síntomas clásicos incluyen tos no productiva, fiebre, disnea leve y baja de peso, que tienden a instalarse en el curso de semanas a meses6. Todos estos aspectos coinciden con el cuadro clínico descrito, dado que la sintomatología corresponde a la experimentada por el paciente, en un transcurso de dos semanas. En variadas ocasiones el diagnóstico se plantea tras el fracaso en el tratamiento de una posible neumonía infecciosa, así como suele confundirse con exacerbaciones asmáticas en pacientes con el antecedente previo. En general, la NEC no presenta compromiso extra-respiratorio4, como sí ocurre en otras enfermedades pertenecientes a los eosinofilias pulmonares, el diagnóstico diferencial incluye causas tales como la reacción adversa a medicamentos, la neumonía eosinofílica aguda, la aspergilosis broncopulmonar alérgica, causada por el hongo Aspergillus fumigatus; síndrome de Rev Med Chile 2016; 144: 262-266


Febrero 2016
To see the actual publication please follow the link above