Cuando la violación del secreto médico es impuesta por la ley. Otro efecto secundario de la Ley N° 20.584

Febrero 2016

ÉTICA MÉDICA 253 Rev Med Chile 2016; 144: 253-256 Cuando la violación del secreto médico es impuesta por la ley. Otro efecto secundario de la Ley N° 20.584 Jorge Vega1,2,3, María Soledad Quintana4,a When the violation of medical confidentiality is imposed by law. Another side effect of Law N° 20.584 A law of rights and duties of patients was recently enacted in Chile (Law N° 20.584). When someone dies, the law allows his inheritors to have access to part or the totality of the medical record. Therefore, they may become acquainted of information that the patient gave in confidence to his physician, protected by “the medical confidentiality”. The original bill included the possibility that a doctor could deny information that could cause harm to the former holder of the clinical record, but this precaution was banned by congressmen, seriously damaging the institution of “medical confidentiality”, a cornerstone of the medical patient relationship since the beginning of medicine. (Rev Med Chile 2016; 144: 253-256) Key words: Ethics, clinical; Information, Confidential; Patient rights; Privacy of Patient Data. 1Departamento de Medicina, Escuela de Medicina, Universidad de Valparaíso, Chile. 2Servicio de Medicina, Sección Nefrología, Hospital Dr. Gustavo Fricke, Viña del Mar, Chile. 3Servicio de Medicina, Sección Nefrología, Hospital Naval A. Nef, Viña del Mar, Chile. 4Escuela de Trabajo Social, Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, Valparaíso, Chile. aAbogado. Recibido el 26 de agosto de 2015, aceptado el 28 de diciembre de 2015. Correspondencia a: Dr. Jorge Vega 5 Norte 1035, Viña del Mar, Chile. jvegastieb@gmail.com Con frecuencia, cuando un paciente acude a una consulta con un médico, le entrega una gran cantidad de información personal, la mayoría relacionada con aspectos de su salud actual o pretérita. Esta información puede ser de naturaleza muy confidencial, a pesar de ser, quizás, el primer encuentro con una persona desconocida. Sin embargo, es entregada confiadamente porque tanto el paciente como el médico aceptan tácitamente que dicha información estará amparada bajo el “secreto médico”, pilar fundamental de la relación médico-paciente desde los albores de la medicina1. El paciente reconoce que debe revelar verazmente al médico todo lo referente a su padecimiento y responder todo lo que él le pregunte, aunque pertenezca a su intimidad más profunda, con el convencimiento de que ello le permitirá al médico establecer sus conclusiones basándose en los datos más objetivos posibles con el fin último de la recuperación de su salud. El médico, indudablemente, no es capaz de guardar en su memoria toda la información entregada, dada la gran cantidad de pacientes que atiende durante su vida profesional. Por ello, y con el fin de evitar el olvido de datos relevantes que puedan ser de beneficio para el paciente en atenciones futuras, los registra en lo que se ha llamado la “ficha clínica”. Cuando ello ocurre en una consulta particular, el médico dedica una ficha para su uso exclusivamente personal, la cual guarda celosamente para que nadie, salvo él o ella, tenga acceso a su contenido. Es una memoria auxiliar del médico que, junto con la información que ha conservado en su cerebro, constituyen su historia clínica del paciente2. Si la atención médica se presta en una institución sanitaria (por ejemplo, consultorio, centro médico, clínica, hospital), donde la ficha es utilizada por numerosos profesionales de la salud, el médico suele evitar registrar la información más


Febrero 2016
To see the actual publication please follow the link above