El cadáver humano en el arte y la bioética: la Pietà Rondaninide Miguel Ángel

Febrero 2016

ARTÍCULOS ESPECIALES 241 Rev Med Chile 2016; 144: 241-246 El cadáver humano en el arte y la bioética: la Pietà Rondanini de Miguel Ángel Gustavo Figueroa The human corpse in arts and bioethics: Michelangelo´s Pietà Rondanini According to bioethics, life is a fundamental but not an absolute good. Therefore the value of a person resides in being alive, no matter in which state such person is. The concept of brain death is legally and ethically accepted as the definition of death. In artworks, human beings are revealed as they are. Michelangelo’s Pietà Rondanini captures and captures what a human corpse is, in its most intimate appearance. The artist boldly reveals its essence. (Rev Med Chile 2016; 144: 241-246) Key words: Bioethics; Brain Death; Corpse; Euthanasia; Medicine in Art. Departamento de Psiquiatría, Escuela de Medicina, Universidad de Valparaíso. Recibido el 22 de julio de 2015, aceptado el 16 de noviembre de 2015. Correspondencia a: Dr. Gustavo Figueroa C. Departamento de Psiquiatría, Escuela de Medicina Universidad de Valparaíso, Valparaíso, Chile. gfigueroacave@gmail.com El cadáver humano ha ocupado un puesto singular desde la época prehistórica de la humanidad, como lo atestiguan cánticos, ritos y ceremoniales en distintas culturas1. La medicina occidental lo ha estudiado desde que se convirtió en tekhné iatriké -ciencia médica- y actualmente constituye objeto de análisis, investigación y experimentación2-4. Los hallazgos de las revolucionarias biotecnologías impulsaron a la bioética a impugnar la conceptualización tradicional del morir y, como consecuencia, a cuestionarse sobre cuándo se está vivo, muerto o se es cadáver, obligando a replantearse su naturaleza desde nuevos fundamentos5-7. En el arte, ha alcanzado un lugar preponderante desde las pinturas en las cavernas. Movido por intereses artísticos, religiosos y metafísicos, Miguel Ángel abrió horizontes novedosos y perspectivas insospechadas referidos al cadáver humano en cuanto éste es expresión corporal del espíritu en su momento final, espíritu que siempre es trascendente al mundo8-10. Aunque trabajado en diversas obras, es en la Pietà Rondanini donde indagó el sentido último del cadáver11-13. Este trabajo tiene como meta investigar cómo el arte y la bioética develan al cadáver como fin inherente a nuestra condición humana. Primeramente, se mostrará cómo entiende la bioética la situación del cadáver. A continuación, se analizará lo que la Pietà Rondanini agrega a este enfoque, y, finalmente, se sacarán implicaciones a partir de los hallazgos bioéticos y artísticos. Ser cadáver La muerte es una estructura esencial del ser humano y así lo señaló Heidegger al mostrar su carácter ontológico: ser-referido-a-la-muerte (Sein-zum-Tode)14,15. Por tanto, en el hombre el morir no es un acontecimiento que lo asalta desde el exterior, sino es un modo-de-ser que, por pertenecer a su esencia, posee complejidades más allá de un dejar-de-vivir (ableben). Es su posibilidad “más propia”, “absoluta”, “insuperable”, “cierta” e “indeterminada”16; aún más, como posibilidad puede ser auténtica o inauténtica (uneigentilich). Fundamentada en esta ontología, está la perspectiva óntica: existe el morir biológico, que evidencia nuestra pertenencia a la naturaleza; semejante al resto de los seres vivientes, irrumpe como terminar (verenden) generando la descomposición orgánica


Febrero 2016
To see the actual publication please follow the link above