Page 80

Revista Medica de Chile Enero 2016

ARTÍCULOS DE INVESTIGACIÓN Cambios en los parámetros de la marcha asociados al envejecimiento - M. J. Calderón et al Posteriormente se procedió a promediar las curvas 76 angulares para cada articulación por plano de movimiento para ambos grupos. Para comparar los datos por grupos etarios se crearon ventanas de tiempo correspondientes a las siguientes fases y porcentajes del ciclo de marcha: contacto de talón (0-3%), apoyo plantar (3-20%), apoyo medio (20-35%), despegue de talón (35- 50%), pre-balanceo (50-60%) junto a balanceo inicial (60-73%), balanceo medio (73-87%), y balanceo final (87-100%). Análisis estadístico Para evaluar las diferencias angulares de la marcha se utilizó la prueba de ANOVA de dos vías factorial con interacción, y una prueba a posteriori de comparaciones múltiples con ajuste de Tukey-Kramer, y un valor alfa de 5%. Estas pruebas fueron aplicadas a las ventanas de tiempo explicadas anteriormente. Las pruebas estadísticas fueron realizadas mediante el software SAS versión 9 (SAS Institute Inc.). Resultados La Tabla 1 muestra los resultados de la interacción en la variable grupo etario y la comparación múltiple de los rangos angulares máximos en cada fase de la marcha, en AJ y AM, correspondientes a las articulaciones de tobillo, rodilla, cadera y pelvis en los tres planos de movimiento para cada una de las ventanas temporales descritas anteriormente. Los resultados correspondientes a los desplazamientos angulares del ciclo de la marcha para cada articulación en el grupo de AJ y AM se observan en las Figuras 1 y 2 respectivamente. Las comparaciones entre las curvas cinemáticas angulares del ciclo de la marcha entre AM vs AJ, para las articulaciones de tobillo, rodilla, cadera y pelvis en cada plano de movimiento se observan en la Figura 3. Se encontraron diferencias significativas (p < 0,05)a nivel de cadera-pelvis en donde los AM reducen sus movimientos de oblicuidad pélvica y aumentan los de abducción de cadera. A nivel de rodilla, los AM reducen los movimientos en el plano frontal en las fases de apoyo plantar y balanceo medio. A nivel de tobillo, los AM disminuyen sus rangos máximos de flexión plantar en las fases de despegue de los dedos y balanceo final. Discusión Articulación de tobillo Los movimientos del tobillo juegan un rol clave durante la locomoción humana. Durante la marcha, el tobillo permite atenuar los impactos de las fuerzas, ayuda a mantener el soporte y estabilidad de las extremidades inferiores y asiste en la propulsión anterior de la extremidad portante19. Al comparar los movimientos de flexo-extensión de esta articulación, Lim17encontró una disminución en los rangos máximos de flexión plantar en los AM. Estos resultados concuerdan con nuestros hallazgos, dado que encontramos diferencias en las fases de PB/BI (p = 0,0107) y en el BF (p = 0,0051). La reducción de la flexión plantar en los AM, sobre todo en la fase de PB/BI puede deberse a una necesidad de aumentar el contacto suelo-pie, de tal forma de ampliar la base de soporte, lo que se traduce en un incremento de la estabilidad durante la marcha. Otro efecto que produce esta disminución angular es que los AM se caracterizan por generar una menor propulsión durante la marcha, lo que conlleva que en situaciones comunes a su vida diaria se ve afectada la velocidad de su marcha19-20. Por otra parte, la disminución de la flexión plantar en el BF buscaría posicionar el pie en el CT siguiente con una mayor base de apoyo, respondiendo a las necesidades de estabilidad que demandan los AM19-21. Al comparar las curvas cinemáticas del tobillo en AM y AJ en todo el ciclo de marcha a velocidad controlada, ambos grupos presentan una gran variabilidad angular (gráficos superiores de Figuras 1 y 2) siendo siempre mayor en el grupo de AM. Por ejemplo, al observar los gráficos del plano transversal, se aprecia una variabilidad de hasta 70° entre los valores máximos y mínimos en los AM entre las fases de apoyo medio y balanceo inicial versus una variabilidad de 60° en los AJ. Este aumento en la variabilidad angular en los AM para algunos autores no sería un indicador de riesgo de caídas22-23. Sin embargo, para otros investigadores sí existiría un riesgo asociado a la variabilidad angular, cambio que era asociado a las variaciones de la velocidad de la marcha en AM14,16. Nosotros encontramos que al controlar la velocidad de la marcha siguen existiendo diferencias en la variabilidad angular entre ambos grupos. Rev Med Chile 2016; 144: 74-82


Revista Medica de Chile Enero 2016
To see the actual publication please follow the link above