Page 103

Revista Medica de Chile Enero 2016

ARTÍCULO DE REVISIÓN 99 Se ha mostrado que la deshidratación en etapas finales de la vida puede mejorar el confort al inducir uremia, hiperosmolaridad y liberación de endorfinas45. Por ende, para evitar intervenciones innecesarias, se debe priorizar la educación de las familias y equipos de salud sobre el fin de vida, enfatizando que los pacientes no sienten sed en sus etapas finales y se puede aliviar la sequedad de las mucosas humectándolas46. Discusión A nivel del entorno próximo y distal parece necesario superar el tabú de la muerte, es decir, retomar el concepto de finitud como propio de la condición humana y el sentido del dolor y de la muerte humanizando dichos procesos. Las demencias deben ser consideradas enfermedades letales y como tales, plantean la necesidad de cuidados paliativos en su fase terminal. En general, el objetivo de éstos es que el tratamiento se realice mediante la utilización de procedimientos que si bien no pueden curar la enfermedad, al menos controlan los síntomas aliviando al paciente. Un importante objetivo para el entorno próximo del paciente es el mejoramiento de la calidad de la vida entendida en sentido pleno (comprensiva de las dimensiones física, psíquica, espiritual y biográfica). En este sentido, los tratamientos de uso habitual son positivos si logran aliviar el dolor físico, sufrimiento y angustia. Los cuidados paliativos se ofrecen como integración y apoyo de los cuidados prestados por los familiares, que requieren de apoyo y acompañamiento especial por parte de los equipos de salud. El apoyo al entorno próximo constituye una necesidad creciente y supone, entre otras medidas, la posibilidad de “domiciliar la muerte” y proporcionar herramientas para la elaboración positiva del duelo anticipado47. Otra medida de apoyo al entorno próximo puede ser el estudio y discusión sobre el mayor o menor grado de pertinencia de la aplicación de la Ley Nº 20.584 sobre Derechos y Deberes que tienen las personas en relación a las acciones vinculadas a su salud, en temas atingentes al consentimiento informado. Lo anterior puede permitir adaptaciones legales futuras que se adecúen a los criterios médicos actualizados. Hoy se requiere explorar con mayor profundidad los criterios clínicos que se aplican en el uso de medidas habituales para el tratamiento de las demencias. Lo anterior, para evitar actos que puedan constituir un “ensañamiento terapéutico” o alargar la vida sin pensar en el “bien-estar” del paciente. Es necesario (también por la realidad demográfica propia de la región) que el entorno distal reconozca la importancia científica y social de extender los conocimientos en materia de demencias. Una medida replicable es, por ejemplo, la inclusión expresa de los cuidados de fin de vida en los Planes Nacionales de Alzheimer y otras demencias48. Referencias 1. Mackenbach JP, Karanikolos M, Looman CW. The rise of mortality from mental and neurological diseases in Europe, 1979-2009: observational study. BMC Public Health 2014; 14: 840. 2. Prince M, Bryce R, Albanese E, Wimo A, Ribeiro W, Ferri CP. The global prevalence of dementia: a systematic review and metaanalysis. Alzheimers Dement 2013; 9 (1): 63-75 e2. 3. Slachevsky A, Arriagada P, Maturana J, Rojas R. Enfermedad de Alzheimer y otras Demencias en Chile: Propuesta de un Plan Nacional de Alzheimer y otras demencias, 2012, Coprad Sonepsyn. p. 29. 4. Lozano R, Naghavi M, Foreman K, Lim S, Shibuya K, Aboyans V, et al. Global and regional mortality from 235 causes of death for 20 age groups in 1990 and 2010: a systematic analysis for the Global Burden of Disease Study 2010. Lancet 2012; 380 (9859): 2095-128. 5. Pan American Health Organization. Causas principales de mortalidad en las Américas. 2014 cited 2014 31/10/2014; Available from: http://ais.paho.org/phip/ viz/mort_causasprincipales_lt_oms.asp. 6. Sepúlveda C, Marlin A, Yoshida T, Ullrich A. Palliative Care: the World Health Organization’s global perspective. J Pain Symptom Manage 2002; 24 (2): 91-6. 7. Radbruch L, Payne S, and The Board of Directors of the EAPC, White Paper on standards and norms for hospice and palliative care in Europe: Part 2. European J Palliat Care 2009; 17 (1): 22-32. 8. Iliffe S, Davies N, Vernooij-Dassen M, van Riet Paap J, Sommerbakk R, Mariani E, et al. Modelling the landscape of palliative care for people with dementia: a European mixed methods study. BMC Palliat Care 2013; 12 (1): 30. Demencia severa y cuidados de fin de vida - A. Slachevsky et al Rev Med Chile 2016; 144: 94-101


Revista Medica de Chile Enero 2016
To see the actual publication please follow the link above