Page 61

Mayo_2017

ARTÍCULO DE INVESTIGACIÓN 607 Hidatidosis humana en la Región de Coquimbo, 2008-2012 - A. Soto-Aguilar et al canina (20%)18. Las otras comunas con alta incidencia fueron Río Hurtado y Monte Patria en la provincia de Limarí, Paihuano en la provincia del Elqui, y Canela en la provincia de Choapa. Estas son precisamente las comunas con los mayores índices de ruralidad en sus respectivas provincias19, característica que se ha identificado como factor de riesgo para la hidatidosis20. De las tres provincias de la región, la del Limarí fue la que presentó las mayores tasas de incidencia anuales, manteniendo la tendencia reportada entre 1995 y 200610, aunque con tasas un poco menores (5,9 versus 8,5 casos reportados en el estudio previo). Esta es la provincia que ha presentado también la mayor tasa de seroprevalencia de hidatidosis humana, considerando las localidades rurales (3,6% versus 2,7% en la provincia del Elqui y 1% en la provincia del Choapa)14. Esto puede ser favorecido por la alta proporción de personas viviendo en condiciones de pobreza en que su principal actividad económica es la ganadería familiar de autoconsumo, sumado a otros factores de riesgo, como las malas prácticas en la tenencia de los perros, principalmente la no desparasitación y la alimentación de éstos con vísceras crudas, provenientes de la faena doméstica de animales11. Debido a esto, se ha hecho necesario considerar medidas en forma prioritaria dado el impacto de esta enfermedad para la salud pública en la provincia del Limarí. Es así como, desde el año 2010, se está desarrollando un Programa de Prevención y Control de Hidatidosis, el que incluye el registro, la desparasitación y esterilización de perros, y la educación sanitaria21. La mayor incidencia en hombres que en mujeres es consistente con estudios previos que también reportan mayores casos de hidatidosis en el género masculino15,22-24; sin embargo, también hay estudios que han reportado lo contrario en otros países25, sugiriendo que hay características culturales locales que pueden determinar el efecto del género en la presencia de la enfermedad. Es necesario, entonces, que en futuras investigaciones se indague en las causas que expliquen la diferencia de la incidencia entre hombres y mujeres; las cuales pueden yacer, por ejemplo, en las actividades más frecuentemente realizadas por cada género o en actitudes, conductas o prácticas distintas según género; con el fin de poder diseñar estrategias de prevención y educación que consideren dichas causas. La incidencia fue mayor conforme aumenta la edad, lo que es consistente con lo encontrado tanto en otras localidades de Chile26,27 como también en otros países25. Esto puede estar dado por el carácter de cronicidad de la enfermedad; no obstante, es llamativo el cambio en la tasa de incidencia a partir de los 45 años. Es difícil sostener alguna hipótesis acerca de la causa de este resultado, puesto que el período de incubación suele ser variable, entre meses y años28, dificultando el planteamiento de que a partir de una determinada edad puedan ocurrir con mayor frecuencia las infecciones. Dado que los resultados se basan en notificaciones oficiales de casos confirmados, cabe la pregunta si a partir de los 45 años los casos probables son tratados con mayor urgencia, provocándose de esta manera esta alza en la frecuencia de casos confirmados. Nuevos estudios que analicen más detalladamente la asociación entre edad e infección permitirán buscar con más precisión las causas que expliquen el aumento de casos confirmados a mayor edad, de modo de enfocar las medidas de prevención y educación de acuerdo con esas causas. Si bien, la no desparasitación de perros es un factor de riesgo en la región11, en la literatura se menciona que la administración de praziquantel en perros, a nivel de Sudamérica, no ha sido una medida suficiente29. Es necesario entonces enfocarse también en los factores de riesgo factibles de modificar, dentro de los cuales están algunas prácticas como alimentar a los perros con vísceras de animales11,30,31 o la correcta disposición de las heces de los perros11. En lo relacionado con el conocimiento de la enfermedad, se ha visto que el hecho que la población conozca las vías de transmisión desde el perro y el modo de infección de éste, es un factor protector31. Todo lo anterior sugiere la importancia de la educación en la prevención de la hidatidosis, la que debe ser incorporada de manera periódica y a largo plazo para modificar las conductas en la población, especialmente en las comunas con mayores tasas de incidencia. Referencias 1. Nakao M, Lavikainen A, Yanagida T, Ito A. Phylogenetic systematics of the genus Echinococcus (Cestoda: Taeniidae). Int J Parasitol 2013; 43: 1017-29. 2. Apt W, Pérez C, Galdámez E, Campano S, Vega F, Vargas D, et al. Equinococosis/hidatidosis en la VII Región Rev Med Chile 2017; 145: 603-609


Mayo_2017
To see the actual publication please follow the link above