Retroalimentación: Piedra angular de la enseñanza clínica

Mayo_2017

Carta al Editor / Letter to the Editor 679 5. ONU (2016). Comité sobre los derechos de las Personas con Discapacidad. Observaciones finales sobre el informe inicial de Chile. Disponible: http://acnudh.org/wp-content/ uploads/2016/04/CRPD_C_CHL_CO_1_23679_S.pdf Consultado el 24 de octubre de 2016. 6. Peña M. Análisis crítico del discurso del Decreto 170 de Subvención Diferenciada para Necesidades Educativas Especiales: El diagnóstico como herramienta de gestión. Psicoperspectivas, Individuo y Sociedad 2013; 12 (2): 93-103. Jorge Eduardo Alfaro Urrutia Profesor en Educación Diferencial, Magíster en Educación, Estudiante del Programa de Doctorado en Ciencias de la Educación de la Universidad de la Frontera, Temuco Chile. El manuscrito presentado forma parte de la problematización de la tesis doctoral del autor respecto de inclusión escolar. Fuente de apoyo financiero: Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica CONICYT en el marco de la Beca de Doctorado Nacional año 2015. La Comisión no tuvo influencia en el diseño, recolección, análisis o interpretación de datos, ni en la elaboración del manuscrito. Correspondencia a: Jorge Eduardo Alfaro Urrutia Educador Diferencial Universidad de la Frontera, Temuco Chile jorgeeduardoau@gmail.com Declaro no tener conflictos de intereses. Correspondencia a: Nicolás Ortiz López Gamero 1421, Departamento 1606, Independencia, Santiago, Chile. nicolas.ortiz@ug.uchile.cl Retroalimentación: Piedra angular de la enseñanza clínica Feedback: Cornerstone of clinical teaching Sr. Editor: En la educación médica es fundamental la práctica clínica supervisada con pacientes, bajo la supervisión de tutores clínicos, y en la cual la retroalimentación brindada por ellos es la piedra angular de una enseñanza efectiva1. Es claro que sin una retroalimentación adecuada en tal práctica, los desempeños sobresalientes no son reforzados, y podrían perpetuarse desempeños deficientes2, afectando en último término la atención de los pacientes; hay evidencias de que este proceso no llevado a cabo efectivamente y los estudiantes refieren no recibir suficiente retroalimentación3. Dentro de las condiciones que dificultan este proceso, se menciona que los clínicos deben atender múltiples tareas que compiten con la enseñanza clínica, como la atención de pacientes, investigar, publicar, realizar tareas de extensión y dedicar tiempo a su perfeccionamiento continuo4. También se han descrito dificultades en una inadecuada recepción de la retroalimentación por parte de los estudiantes, que pueden responder en forma defensiva a una determinada observación de su desempeño por una inadecuada capacidad metacognitiva, descrita como pensar sobre los propios pensamientos y sentimientos3. Entonces, considerando la importancia de una buena retroalimentación en la educación médica, las escuelas de medicina deberían formar a sus tutores clínicos entregándoles una preparación académica formal, obligatoria y basada en la evidencia existente, además del reconocimiento y los estímulos adecuados para que puedan ejercer esta importante función de la mejor forma y mejorar así el actual nivel de docencia en nuestras escuelas. Nicolás Ortiz-López Estudiante de Medicina, Facultad de Medicina, Universidad de Chile, Santiago, Chile. Subdirector de Investigación, Programa de Ayudantes Docentes, Facultad de Medicina, Universidad de Chile, Santiago, Chile. Referencias 1. Cantillon P, Sargeant J. Giving feedback in clinical settings. BMJ 2008; 337: 1292-4. 2. Ceccarelli JF. Feedback en educación clínica. Rev Estomatol Hered 2014; 24 (2): 127-32. 3. Bing-You RG, Trowbridge RL. Why Medical Educators May Be Failing at Feedback? JAMA 2015; 302 (12): 22-3. 4. Herskovic P. La formación pedagógica de académicos clínicos en la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile. Rev Hosp Clínico Univ Chile 2009; 20: 315-8. Rev Med Chile 2017; 145: 678-681


Mayo_2017
To see the actual publication please follow the link above