Page 85

Mayo 2016

627 artículos de revisión Trastorno dismórfico corporal y anorexia nerviosa - R. Behar et al En la presente revisión se realizará un análisis descriptivo, interpretativo e integrador de la evidencia sobre diversos aspectos de la relación entre el TDC y la AN, enfatizando los hallazgos más relevantes sobre sus manifestaciones clínicas, nosología, similitudes, diferencias e implicancias terapéuticas. Metodología Se llevó a cabo una investigación de artículos disponibles, escritos en idioma inglés y/o castellano, tanto de investigación como de revisión (41 en total), y 4 textos de consulta especializados, incluyéndose aquellos que relacionaban la presencia de TDC y AN con diversas variables biopsicosociales y excluyéndose aquellos anteriores a 1990, por medio de las bases de datos Medline/ PubMed y SciELO, abarcando desde 1994 hasta 2013, y utilizando para la búsqueda palabras clave como eating disorders, anorexia nervosa y body dysmorphic disorder, con los operadores booleanos and (y)/ or (o). Resultados Epidemiología El TDC se observa en ambos sexos, con cierto predominio masculino5. Su prevalencia en muestras comunitarias oscila entre 0,7% y 2,5%3,6, y hasta 12% en pacientes obsesivo-compulsivos7, siendo elevada también en consultantes dermatológicos y de cirugía plástica3. Por otra parte, un estudio determinó que 32% de los sujetos con TDC padecía un TCA comórbido8, mientras que en una exploración de pacientes con TCA se verificó una frecuencia de 45% para TDC9. Si bien su prevalencia en portadores de AN no ha sido bien informada, se sabe que es relativamente común, representando un factor de severidad2. Efectivamente, se ha observado sintomatología compatible con TDC en 25% de personas con AN10, precediendo su inicio hasta en 63% de los casos8. Características clínicas El inicio del TDC se presenta a menudo en la adolescencia, gradual o abruptamente1, debido, entre otros factores, al refuerzo positivo del aspecto físico durante la infancia, eventos traumáticos como humillación, acoso sexual, fracaso público en atletismo o danza, lesiones o enfermedades Rev Med Chile 2016; 144: 626-633 físicas y burlas sobre la apariencia, las que desencadenarían sentimientos de vergüenza relacionados a la autoimagen y la autoestima; también las experiencias familiares y personales fuentes de incomodidad, inseguridad y rechazo son factores de riesgo, así como las influencias culturales transmitidas por los medios de comunicación que favorecen las creencias de que el valor propio y la aceptabilidad emanan desde la belleza física11. En este respecto, Nascimiento et al reportaron prevalencia y características clínicas asociadas a TDC y TCA en un grupo de bailarinas de ballet; 15,8% presentó AN restrictiva y 10,5% TDC, cifras mayores que en la población general, pudiendo vincularse a la exposición pública del cuerpo, a los altos estándares de belleza y a repetidas exposiciones frente al espejo12. En relación a la clínica, los períodos asintomáticos son poco comunes y la intensidad de los síntomas puede oscilar, desplazándose el foco del defecto imaginado a diversas partes del cuerpo, lo que dificulta su pesquisa. Se observan comportamientos compulsivos de reaseguramiento como chequeos frecuentes frente al espejo, o, contrariamente, evitación de la observación de la imagen, pudiendo desperdiciar gran tiempo y dinero en rituales de aseo, iluminación especial y espejos de aumento. Suele usarse vestimenta que camufla las imperfecciones percibidas, llegando inclusive al aislamiento social y abandono de actividades laborales y académicas1. En el TDC comúnmente existe un blanco corporal específico del defecto, comprometiendo en orden descendente a piel, cabello, nariz, abdomen, dientes, peso, torso, nalgas, ojos, muslos, cejas, forma del rostro, piernas, barbilla, labios, brazos, caderas, mejillas y orejas6. Asimismo, la presentación del cuadro fluctúa según el sexo, pues en una investigación, los hombres desarrollaron un TDC más severo y con menor funcionamiento global, siendo más propensos a obsesionarse con sus genitales, constitución corporal y calvicie, inclinándose al levantamiento de pesas y al uso/abuso de sustancias, mientras que las mujeres debutaron más precozmente, centrándose en la piel, abdomen, peso, torso, nalgas, muslos, piernas, caderas, pies y aumento de vello facial y corporal, mostrando comportamientos repetitivos y de comprobación mediante técnicas de camuflaje, revisión ante espejos, grataje y posibilidad de desarrollar un TCA13. Se ha indicado que una menor probabilidad de


Mayo 2016
To see the actual publication please follow the link above