Page 76

Mayo 2016

artículos de revisión Pacientes simulados: el lado humano de la simulación - P. Moore et al colaborar con la docencia, pero al mismo tiempo exigen ser respetados en su derecho a decidirlo7. Con el creciente número de estudiantes en los establecimientos de salud, la presencia de ellos y la observación de la atención médica debe ser organizada de tal manera que no perjudique o incomode a los pacientes8,9. En el marco de estos antecedentes es posible observar la existencia de una tensión para el docente clínico: es difícil centrarse 618 en el paciente y en el estudiante en la misma instancia. Buscando una alternativa para abordar esta tensión, la simulación clínica tiene como fin representar experiencias reales de pacientes a través de escenarios adecuadamente guiados y controlados: esto permite al docente centrarse en el estudiante pero enfocado en el paciente10. Dos vertientes en simulación han emergido en estos años: la simulación tecnológica con maniquíes y máquinas y la simulación humana en lo cual los simuladores son personas que han sido formados para representar un caso clínico en contextos de docencia. El uso de simulación tecnológica ha sido resumido recientemente en esta revista11. Este artículo tiene por objetivo el complementar esa revisión con una sinopsis del uso de la simulación humana en la formación de los profesionales de salud desde la literatura y la experiencia en Chile en la Escuela de Medicina de la Pontificia Universidad Católica de Chile (EMUC). Definiciones y Desarrollo Un paciente simulado (PS) es una persona que no padece una enfermedad sino que la simula o actúa para fines docentes, siendo capacitado para aportar a la docencia o evaluación desde el rol de paciente. Barrows desarrolló el primer trabajo con PS con residentes de neurología en los años 60, publicando en 1993 una revisión del tema12. Cuando el paciente simulado, además, ha sido capacitado para repetir su caso varias veces con exactitud se habla de paciente estandarizado (PE). En 1975, Harden introduce los Exámenes Clínicos Objetivos y Estandarizados (ECOE/OSCE), metodología en cual los PE son claves13. En la literatura anglosajona el concepto standardized patient se ocupa en términos genéricos como equivalente de PS y PE. El concepto de paciente entrenado surge con la finalidad de tener un nombre genérico para las diferentes personas que han recibido capacitación para aportar como pacientes a la formación de los profesionales de salud e incluye los pacientes simulados, pacientes estandarizados y también pacientes reales, quienes consienten en acudir a una sesión docente en la cual el fin no radicará en conseguir un beneficio propio sino con propósitos netamente docentes. Actualmente la simulación con PS está siendo utilizada en la mayoría de las escuelas de medicina en Estados Unidos de Norteamérica14, Canadá15 y Europa16, y también en la formación de otros profesionales de la salud17 como odontología18, fonoaudiología19,20, nutrición, kinesiología y enfermería21. En Chile, el trabajo con PS comienza en la Escuela de Medicina de la Pontificia Universidad Católica de Chile (EMUC) en 1995 en el programa de Medicina Familiar. En 2000 se introducen los ECOE/OSCE, incluyendo estaciones con pacientes simulados22,23. Desde entonces a la fecha el aporte de los PS/PE ha tendido a un crecimiento exponencial en la educación de los profesionales de salud en Chile24. Diversos roles y escenarios en el trabajo con pacientes simulados Existe un amplio abanico de diferentes metodologías empleadas con PS, tanto en docencia como en evaluación25 (Tabla 1). 1. Role-play en docencia clínica La docencia con PS se puede desarrollar aplicando la metodología de role-play, en la cual un estudiante asume el rol del profesional de salud y entrevista y/o examina al PS como si fuera su paciente. Este último es capaz de interactuar con el “profesional de salud” desarrollando respuestas acordes a los estímulos entregados durante el desarrollo de la entrevista. El rol del docente, capacitado como facilitador, es fundamental para optimizar el aprendizaje con PS26,27. El role-play expone al estudiante a la observación y feedback de sus pares y docentes, y la tensión que agrega una persona externa (el PS) al grupo de aprendices, puede aumentar esta sensación de exposición28. Si el docente logra crear un ambiente seguro y ayuda a sus estudiantes a “entrar en el juego”, esta tensión puede devenir en un espacio de aprendizaje más complejo y profundo29. Un ambiente docente que representa lo más fielmente posible el ambiente Rev Med Chile 2016; 144: 617-625


Mayo 2016
To see the actual publication please follow the link above