Page 117

Mayo 2016

SALUD PÚBLICA 659 Tasa global de fecundidad y fuerza laboral femenina en Chile - M. de los A. Stefanelli et al fecundidad necesario para asegurar la sustitución de una generación por otra de igual tamaño (2,1 hijos por mujer) y mantener la población a largo plazo. Esto supone que el número de niños de entre 0 y 14 años en el mundo desarrollado es 60,6 millones menor en la actualidad que en el año 1965 y debido, precisamente, a la escasez de niños, los países desarrollados se encuentran ante una tasa de mano de obra decreciente, y que deben enfrentarse al reto de ayudar a una población anciana que crece rápidamente3. En parte, esta drástica disminución se explica por el aumento de la fuerza laboral femenina (FLF), donde las mujeres han logrado mayores oportunidades económicas en las sociedades avanzadas, entendiéndose ésta como la población femenina de 15 años y más, que suministra la mano de obra para la producción de bienes y servicios, esto es, ocupados y desocupados4. Las mujeres jóvenes y con estudios, por lo general, no tienen necesidad económica ni interés de abandonar o comprometer el desarrollo de sus carreras profesionales para convertirse en madres3. La disminución de los salarios y el incremento de la inseguridad, en cuanto a la estabilidad en el puesto de trabajo, han jugado un papel importante para muchas parejas jóvenes, llevándolas a la conclusión de que deberían permanecer sin hijos o retrasar el matrimonio y construir una familia5. La Organización de las Naciones Unidas (ONU) pronostica que para el 2035, la población de niños menores de 5 años, ya en declive en muchos de los países desarrollados, caerá también a nivel global6. Esto significa que la cifra de población mundial podría estar descendiendo con el cambio de siglo, sobre todo si las tasas de fecundidad siguen con tendencia a la baja. En Chile, la TGF ha caído notablemente en los últimos cuarenta años7, desde 3,4 hasta 1,9 niños por mujer en el período de 1970 a 2010. Parte de este declive, al igual que en el resto del mundo, se debe al creciente desarrollo y a la urbanización, que hacen que tener hijos sea más caro en el corto plazo6. Entre otros posibles factores se incluyen el declive de la participación religiosa, el auge del individualismo8, así como el aumento de la participación de la mujer en el mundo laboral y la dificultad que tienen algunas mujeres chilenas de conciliar su vida familiar con su vida laboral9. El objetivo de este estudio es evaluar la relación Rev Med Chile 2016; 144: 658-663 existente entre el descenso de la TGF en Chile y la incorporación de la FLF entre los años 1960 y 2011 y, de acuerdo a ello, incentivar a los tomadores de decisiones para plantear estrategias que permitan garantizar el recambio generacional. Material y Método Estudio ecológico de series de tiempo cuyo período objetivo fue entre los años 1960 y 2011. La TGF fue obtenida a través del cálculo de tasas específicas de fecundidad para cada año censal, considerando a las mujeres en edad fértil -15 a 49 años de edad- de Chile. Para la obtención de los datos se usó la información censal desde 1960 a 2002 y para los años 2002 a 2011, se utilizaron los datos registrados en los informes anuales de estadísticas vitales, elaborados por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE)10,11. La FLF fue calculada sólo considerando cantidad de mujeres ocupadas mayores de 15 años, datos obtenidos desde los informes censales y estadísticas anuales de fuerza laboral, elaborados por el INE10-13. Los análisis de tendencia y asociación de la TGF, con las variables tiempo y FLF, se realizaron a través del modelo lineal autoregresivo de primer orden (Regresión de Prais-Winsten)14, usando el software estadístico Stata versión 13.0, con nivel de significación de 5%. Resultados La TGF ha experimentado un sostenido descenso en Chile, disminuyendo desde 5,49 a 1,86 entre los años 1960 y 2011, respectivamente. La primera inflexión de tendencia ocurrió en la década 1970-79, donde la TGF bajó a 2,67. Es así como en la mitad de la primera década del siglo XXI, este indicador alcanzó el valor más bajo del período analizado, 1,8 hijos por mujer. La incorporación de la mujer a la fuerza laboral ha presentado un incremento sostenido, variando desde 22,36% a 40,21% entre los años 1960 y 2011, respectivamente (Tabla 1) (Figuras 1 y 2). Se constató una relación exponencial entre la TGF y el porcentaje de FLF. Este modelo explica el 84% de la variabilidad (p = 0,000). La expre


Mayo 2016
To see the actual publication please follow the link above