Page 108

Mayo 2016

ARTÍCULO ESPECIAL 650 Experiencias traumáticas en la atención primaria - R. A. Figueroa et al Tabla 5. Síntomas del TEPT, de acuerdo al DSM-5 y CIE-11 DSM-5 CIE-11* Presencia de ≥ 1 síntoma de intrusión recurrente, involuntario y perturbador relacionado al trauma como pesadillas, recuerdos, reacciones disociativas (ej. flashbacks), malestar psicológico y fisiológico frente a claves evocativas del trauma Evitación persistente de ≥ 1 estímulo relacionado al trauma, como recuerdos, sentimientos o claves externas (ej. personas, lugares, cosas) Alteraciones negativas en ≥ 2 cogniciones o emociones, como incapacidad para recordar partes importantes del trauma, disminución del interés de participar en actividades, sentimientos de desapego y distanciamiento de otros, creencias persistentemente negativas, culpa injustificada o un estado afectivo negativo Alteración significativa del estado de activación o reactividad fisiológica, consistente en ≥ 2 fenómenos como conducta irritable o agresiva, conducta imprudente o auto-destructiva, hipervigilancia, sobresaltos, desconcentración o alteraciones del sueño Los síntomas deben durar ≥ 1 mes Los síntomas deben causar malestar significativo o deterioro del funcionamiento Se especifica subtipo disociativo, si existe despersonalización o desrealización significativas Se especifica subtipo retardado, si comienza después de seis meses post-trauma Reexperimentación del traumas en el presente en forma de recuerdos, flashbacks o pesadillas vívidas e intrusivas, acompañadas de fuertes y abrumadoras emociones como miedo u horror y sensaciones físicas intensas Evitación de pensamientos, recuerdos, actividades, situaciones o personas evocativas del trauma Percepción persistente de peligro, manifestada en hipervigilancia o sobresaltos frente a ruidos repentinos Los síntomas deben durar por lo menos varias semanas Los síntomas deben producir un deterioro significativo del funcionamiento Especificar TEPT complejo si se cumple además lo siguiente: a) La exposición a traumas fue repetida o prolongada y con pocas o ninguna posibilidad de escape (ej. tortura, esclavitud, genocidio en campos de concentración, violencia intrafamiliar prolongada, maltrato infantil sexual o físico repetido) b) Existen dificultades profundas y graves en la regulación emocional c) El paciente presenta creencias persistentes acerca del sí mismo como insuficiente, fracasado o incapaz, acompañado de sentimientos de vergüenza, culpa e impotencia en relación al trauma d) Existen dificultades persistentes para mantener relaciones interpersonales e intimar *El CIE-11 se espera que sea publicado el año 2017. La versión actual que se presenta corresponde a una versión “beta”, es decir en construcción y sujeta a posibles modificaciones. que este cuadro es un trastorno de la recuperación natural del trauma. Este concepto es clave, porque enfatiza la tendencia espontánea a la recuperación emocional y no patologiza el malestar inicial de las personas luego de un evento traumático. Sospecha de trastorno de estrés postraumático Se debe sospechar secuelas psicológicas de eventos traumáticos en toda persona con inestabilidad afectiva, somatización/conversión, fenómenos disociativos, trastornos de la personalidad, suicidalidad crónica, auto-agresiones, conductas impulsivas o auto-destructivas, pacientes de manejo complejo o policonsultantes, complejidad diagnóstica (síntomas polimorfos o abigarrados) o cuando se cuente con antecedentes de trauma en la biografía. El diagnóstico de TEPT no es fácil cuando es crónico14, ya que el antecedente del trauma suele perderse en el tiempo, olvidarse o confundirse entre muchos otros hechos traumáticos. Además los pacientes y los profesionales de la salud suelen evitar hablar de experiencias traumáticas por el malestar que ocasiona hacerlo, o porque simplemente no vinculan esas experiencias con los síntomas actuales, ignorando el hecho que las experiencias traumáticas aumentan el riesgo de enfermedades cardiovasculares, dolor lumbar, asma, problemas estomacales, dolores crónicos Rev Med Chile 2016; 144: 643-655


Mayo 2016
To see the actual publication please follow the link above