Page 99

Marzo_2017

369 artículo de revisión Déficit atencional con hiperactividad, heredabilidad y comorbilidad genética - G. Puddu et al trastornos neuropsiquiátricos diagnosticados con mayor frecuencia, siendo su prevalencia entre 2% y 7% a nivel mundial1 y 10% a nivel nacional2. Como ocurre con varios desórdenes psiquiátricos, existe una diversidad de enfoques o posturas con respecto a su supuesta etiología. En un extremo del espectro, hay autores que niegan su existencia como trastorno de origen biológico y en el otro extremo se encuentran investigadores que sostienen que es una patología de origen genético con una alta heredabilidad (80%)3. Por ejemplo, García y cols (2014)4 plantean que el TDAH no es un trastorno neurobiológico basado en una disfunción cerebral, debido a que no existe hasta el momento evidencia suficiente que apoye de manera concluyente la existencia de biomarcadores para el TDAH, lo cual sería una condición indispensable para poder aceptar su carácter biológico. Para los autores citados, la falta de atención, la hiperactividad y la impulsividad pueden considerarse consecuencias de problemas psicológicos tales como la depresión, la ansiedad, o bien, algún evento traumático, como separación de los padres, celos frente al nacimiento de un hermano, bullying en el colegio, entre otros. Siguiendo esta línea, Peña y Montiel-Nava (2003)5, además de insistir en la inexistencia de biomarcadores para el TDAH, agregan el argumento de la inconsistencia en las prevalencias del diagnóstico, que variarían desde 2% hasta 18% dependiendo de la metodología utilizada o la población estudiada. Si se considera el TDAH como un trastorno de origen biológico, la banda de prevalencia debería, según estos autores, ser más estable. Otros autores difieren, planteando que, como se verá, las investigaciones realizadas avalan ampliamente la existencia de una significativa participación de factores genéticos en el TDAH, pero no excluyen la participación de un sinnúmero de otros factores de riesgo no biológicos, tales como edad de inicio del trastorno, nivel socioeconómico, estilos de vida, modelos educacionales, conflictos entre hermanos y padres, enfermedades, estrés prenatal por altos niveles de cortisol, situaciones puntuales desencadenantes, como por ejemplo el bullying en el colegio, entre muchos otros. Una extensa bibliografía nacional e internacional6 11 enfocada al estudio de factores genéticos involucrados en el TDAH parten de la conceptualización de este trastorno como una disfunción de la neurotransmisión hacia la corteza prefrontal y Rev Med Chile 2017; 145: 368-372 los ganglios basales. Los genes candidatos más investigados han sido DRD4, DAT1, COMT, MAOA y DBH, siendo los resultados obtenidos del análisis de COMT, MAOA y DBH inconsistentes8. Sin embargo, un metaanálisis reciente, realizado con base en 26 estudios9, reveló que el alelo de 7 repeticiones del gen DRD4 (DRD4/7R) está relacionado con el TDAH (OR = 1,33, 95% CI 1,15-1,54). Por otro lado, la revisión de 34 estudios detectó una modesta, pero significativa, asociación entre el alelo de 10 repeticiones del gen DAT 1 (DAT1/10R) y TDAH (OR = 1,12, 95% CI 1,00-1,27). Si bien el grado de asociación de los dos genes con el TDAH es leve, resulta interesante señalar que partiendo de la base que uno es un receptor deficiente (DRD4/7) y el otro un transportador eficiente (DAT1/10), la interacción entre ambos podría resultar en una acentuada depleción de dopamina de la región perisináptica, afectando la transmisión neuronal y aumentando el riesgo de padecer TDAH10. Siguiendo esta idea, nuestro grupo de trabajo organizó una investigación que duró varios años y concluyó recientemente11-14. La información analizada se obtuvo a través de fichas clínicas de los centros asistenciales Hospital Dr. Luis Calvo Mackenna, Hospital San Borja Arriarán y Clínica Las Condes, después que los padres de los individuos seleccionados firmaron un formulario de consentimiento informado, especificando claramente el carácter confidencial de los datos obtenidos y su utilización estricta en investigación clínica. El protocolo final fue aprobado por el Comité de Ética de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile. La muestra completa quedó conformada por un total de 96 niños de familias chilenas, pertenecientes al área Metropolitana de Santiago, de los cuales, 51 niños presentaban diagnóstico de TDAH (casos) y 45 niños, hermanos de los casos que no presentaban el trastorno, como controles. Los seis controles faltantes no se presentaron para ser examinados. La metodología utilizada tiene la ventaja de controlar, hasta cierto punto, el efecto de variables que pueden influir en los resultados tales como diferencias étnicas, nivel socioeconómico o factores del entorno familiar causantes de problemas psicológicos, que se presentan normalmente al comparar casos y controles obtenidos de la población general. Al comparar las frecuencias del alelo DRD4/7 se observó la presencia de DRD4/7 en 15 de los 50 casos diagnosticados con TDAH y en 10 de los 45 sujetos controles, no evidenciándose


Marzo_2017
To see the actual publication please follow the link above