Page 107

Marzo_2017

377 artículo especial bales, dimensión emocional tanto del participante como del investigador, primeras impresiones sobre la entrevista). Estos fueron llamados, siguiendo la tradición etnográfica, Cuadernos Reflexivos. Este material fue incluido en los análisis de cada subequipo y contribuyó a los procesos de codificación abierta y axial. El método de comparación continua propuesto por la Teoría Fundamentada incluye procedimientos sistemáticos y explícitos de codificación y análisis que permiten hacer plausibles diferentes categorías, propiedades e hipótesis comprensivas emergentes acerca del fenómeno en estudio. Se realizó en una primera etapa una codificación abierta de las entrevistas, lo que permitió la construcción de tres sistemas de códigos para las entrevistas a adolescentes, a profesionales y a cuidadores. Los avances de cada subequipo fueron compartidos y supervisados en reuniones mensuales de interanálisis16,19, en las cuales se sometían a discusión las categorías de cada subequipo. Los procesos de producción de entrevistas fueron simultáneos a los procesos de análisis de cada subequipo y de interanálisis de equipo general. Tal como señala Creswell20, el análisis de datos fue circular. Así, la producción y el análisis se realizaron en fases integradas y simultáneas, ofreciendo pistas analíticas que permitieron guiar el muestreo (a quién entrevistar en qué momento) y ajustar los guiones de entrevista atendiendo los emergentes del trabajo de campo. Consideraciones éticas En investigación cualitativa, la ética es una dimensión especialmente sensible, justamente porque la investigación se sostiene en el encuentro entre investigador y participante, y es el diálogo entre ambos lo que permite la construcción de los resultados. Desde esta perspectiva, los aspectos éticos de una investigación remiten tanto al aseguramiento de la voluntariedad de participación, la confidencialidad y trato cuidadoso de la información, como también a la atención a la dimensión ética del conocimiento. Respecto de lo primero, esta investigación implicó varios desafíos. Por una parte, los procesos de reclutamiento de los adolescentes y cuidadores fueron cautos en asegurar la participación voluntaria. Los pacientes fueron identificados por sus enfermeras o médicos tratantes y luego algún miembro del equipo de investigación invitó a los adolescentes y cuidadores a una entrevista. En el caso de las entrevistas a los profesionales de la salud, atendiendo a que se trataba de una investigación entre pares, se decidió que los entrevistadores fuesen siempre psicólogos/as del equipo, de manera de facilitar una conversación fluida, minimizando sentimientos de evaluación o competencia. Antes de comenzar cada una de las entrevistas se dio lugar a la lectura y firma de consentimientos informados, dando espacio para responder dudas o preguntas. Respecto de la ética del conocimiento, los investigadores se encuentran inevitablemente en una posición de poder que les permite decidir los modos en los que visibilizará y hará sentido de la información. Por ello, es tan importante transparentar las opciones metodológicas tomadas. Este es un gran desafío para la investigación cualitativa, ya que muchas veces, por criterios de los formatos de publicación, la descripción de la metodología es muy breve y omite la voz y criterios del equipo de investigación17. El presente artículo intenta ser un aporte en este sentido, al visibilizar lo que por algunos autores ha sido llamado “la trastienda investigativa”21. Síntesis de resultados de la investigación: “Servicios de transición de jóvenes portadores de enfermedades crónicas” El análisis de las entrevistas realizadas a jóvenes, cuidadores y profesionales, identificó cinco puntos críticos en la transición de adolescentes portadores de enfermedades crónicas del cuidado pediátrico a servicios de adultos, en que hay consenso entre todos los actores participantes: 1. Existencia de fuerte vínculo entre profesional tratante, adolescente portador de enfermedad crónica y cuidador. 2. Resistencia a la transferencia desde los servicios pediátricos a los de adultos, tanto de adolescentes y cuidadores, como del equipo pediátrico. 3. Dificultad en la coordinación entre el equipo pediátrico y adulto durante la transferencia. 4. Dificultad en el desarrollo de la autonomía del adolescente portador de enfermedad crónica. 5. Invisibilidad de la adolescencia en el proceso de atención de la enfermedad crónica. De estos puntos críticos se analizaron las condiciones causales, intervinientes, correlatos con- Investigación cualitativa en salud - P. Bedregal et al Rev Med Chile 2017; 145: 373-379


Marzo_2017
To see the actual publication please follow the link above