Page 91

Marzo 2016

ARTÍCULO DE REVISIÓN 361 MicroRNAs: Marcadores en DM2 y ejercicio - N. Gómez-Banoy et al prolongada, y máxima exigencia cardiovascular y muscular39,40,43. Así, se podría concluir que el ejercicio aeróbico genera cambios en la expresión de miRNAs asociados al músculo, predominantemente cuando la intensidad del mismo es máxima y se produce cierto grado de daño muscular. El papel biológico de miR-1 y miR-133 está probablemente asociado a la remodelación del este tejido44. En cuanto al ejercicio físico anaeróbico, los estudios muestran los resultados ya expuestos (Tabla 1), con predominio en la elevación de miRNAs específicos de músculo esquelético35,36. Una de las maneras de cuantificar el estado físico de un sujeto es mediante el VO2max. Son de gran importancia los estudios que asocian este parámetro corporal con los miRNAs. Bye y cols., determinaron que el miR-210 (hipoxia), miR-21 (inflamación), y miR-222 (angiogénesis), se encontraban aumentados en los sujetos con VO2max baja45. De esta manera, estas moléculas fueron postuladas como marcadores tempranos de enfermedad cardiovascular o sedentarismo. Muy recientemente, Wardle y cols., compararon niveles basales de miRNAs en individuos sedentarios, atletas de fondo y atletas de fuerza. Observaron que los atletas de fondo presentaban niveles mayores de miR-222 y miR-221 (angiogénesis) así como miR-21 y miR-146ª (inflamación)46. Los dos estudios demuestran cómo se presentan cambios de moléculas de inflamación y angiogénesis con el ejercicio aeróbico crónico, similar al ejercicio físico agudo. En conclusión, los cambios en la expresión de un grupo de miRNAs varían según el ejercicio es aeróbico o anaeróbico y se pueden correlacionar con la fisiología del ejercicio. Además, los miRNAs séricos provienen de tejidos específicos, donde ejercen acciones importantes para el funcionamiento de los mismos. Es necesaria la realización de estudios a largo plazo sobre la correlación de estas moléculas circulantes con parámetros de salud cardiovascular y metabólica y así establecer su rol en los efectos benéficos del ejercicio físico. Sería interesante involucrar en este tipo de investigaciones a sujetos no atletas, quienes pertenecen a la población que probablemente se beneficiaría más del ejercicio físico para prevenir patologías cardiovasculares y metabólicas. Los hallazgos sobre el efecto del ejercicio físico en personas con trastornos de los carbohidratos30,31, hacen que los miRNAs sean moléculas de obligatorio estudio en investigaciones sobre ejercicio físico y sus efectos terapéuticos en las enfermedades metabólicas. Agradecimientos: Los autores expresan su agradecimiento a la diseñadora Ana María Gómez Correal por su colaboración durante la realización de las figuras del presente artículo. Referencias 1. Whiting DR, Guariguata L, Weil C, Shaw J. IDF diabetes atlas: global estimates of the prevalence of diabetes for 2011 and 2030. Diabetes Res Clin Pract 2011; 94 (3): 311-21. 2. Cuevas A, Álvarez V, Carrasco F. Epidemic of metabolic syndrome in Latin America. Curr Opin Endocrinol Diabetes Obes 2011; 18 (2): 134-8. 3. Hotamisligil GS. Inflammation and metabolic disorders. Nature 2006; 444: 860-7. 4. Schulze MB, Weikert C, Pischon T, Bergmann MM, Al-Hasani H, Schleicher E, et al. Use of multiple metabolic and genetic markers to improve the prediction of type 2 diabetes: the EPIC‐Potsdam Study. Diabetes Care 2009; 32 (11): 2116-9. 5. Kolberg JA, Jørgensen T, Gerwien RW, Hamren S, McKenna MP, Moler E, et al. Development of a type 2 diabetes risk model from a panel of serum biomarkers from the Inter 99 cohort. Diabetes Care 2009; 32 (7): 1207-12. 6. Church T. Exercise in obesity, metabolic syndrome, and diabetes. Prog Cardiovasc Dis 2011; 53 (6): 412-8. 7. Petersen AM, Pedersen BK. The anti-inflammatory effect of exercise. J Appl Physiol 2005; 98 (4): 1154-62. 8. Flynt AS, Lai EC. Biological principles of microRNA mediated regulation: shared themes amid diversity. Nat Rev Genet 2008; 9 (11): 831-42. 9. Bartel DP. MicroRNAs: genomics, biogenesis, mechanism, and function. Cell 2004; 116 (2): 281-97. 10. Chua JH, Armugam A, Jeyaseelan K. MicroRNAs: biogenesis, function and applications. Curr Opin Mol Ther 2009; 11 (2): 189-99. 11. Rodríguez A, Griffiths-Jones S, Ashurst JL, Bradley A. Identification of mammalian microRNA host genes and transcription units. Genome Res 2004; 14 (10A): 1902- 10. 12. Lee Y, Kim M, Han J, Yeom KH, Lee S, Baek SH, et al. MicroRNA genes are transcribed by RNA polymerase II. EMBO J 2004; 23 (20): 4051-60. 13. Kim VN, Han J, Siomi MC. Biogenesis of small RNAs in animals. Nat Rev Mol Cell Biol 2009; 10 (2): 126-39. Rev Med Chile 2016; 144: 355-363


Marzo 2016
To see the actual publication please follow the link above