Page 88

Marzo 2016

ARTÍCULO DE REVISIÓN MicroRNAs: Marcadores en DM2 y ejercicio - N. Gómez-Banoy et al El segundo estudio fue realizado por Párrizas y cols., quienes analizaron 176 miRNAs en una población 358 de DM2 (n = 10), pre-diabéticos (n = 19) divididos en aquellos con hiperglucemia en ayunas (IFG) (n = 10) e intolerancia a los carbohidratos (IGT) (n = 9), y sujetos control (n = 17). Como hallazgo innovador, encontraron 3 miRNAs cuyas concentraciones séricas estaban significativamente elevadas exclusivamente en los pre-diabéticos (IFG e IGT); miR-150, miR-192 y miR-193b. Análisis estadísticos posteriores revelaron que los dos últimos presentaban mayor significancia estadística, postulándolos como posibles biomarcadores para distinguir el fenotipo de pre-diabetes. De manera muy interesante, 6 pre-diabéticos y 13 controles participaron en un protocolo de ejercicio supervisado y recomendaciones dietarias por 16 semanas. Al final de la intervención, los sujetos pre-diabéticos presentaban una disminución significativa de sus niveles séricos basales de miR-192 y miR-193b, llegando a ser comparables con los controles31. Ambos estudios, además de proponer un grupo de miRNAs (miRNA-126, miRNA-192, miRNA-193b) que son potenciales marcadores tempranos de DM2, demuestran un posible efecto del ejercicio físico sobre estas moléculas. Como ya se mencionó, el miRNA-126 es un importante regulador a nivel del sistema cardiovascular23,24. Por otro lado, el miRNA-192 es una molécula predominantemente hepática32, y puede indicar disfunción en patologías como la esteatosis hepática33. En cambio, el miRNA-193b es una molécula propia del tejido adiposo, y es importante en su diferenciación34 (Figura 2). MicroRNAs circulantes y ejercicio físico El ejercicio físico es considerado una de las primeras opciones de tratamiento en DM26 por sus propiedades anti-inflamatorias7. Estudios recientes sobre la fisiología de los miRNAs en las enfermedades metabólicas ha abierto la puerta a un posible rol de estas moléculas en el ejercicio físico y sus efectos terapéuticos. Se han determinado concentraciones basales de miRNAs en diferentes poblaciones, así como su respuesta a ejercicio físico aeróbico y anaeróbico. Mecanismos de liberación de microRNAs circulantes durante ejercicio físico Uno de los principales dilemas al analizar los trabajos de miRNAs y ejercicio físico es el origen de estas moléculas circulantes. Todavía no es claro si sus cambios con la actividad física se deben a daño Figura 2. Pre-diabetes, micro-RNAs y ejercicio físico. Los sujetos pre-diabéticos sedentarios presentan niveles elevados de miR- 192, asociado a la esteatosis hepática33, y miR-193b molécula específica de tejido adiposo34. Además presentan disminución de miR-126, molécula reguladora de procesos angiogénicos23,24. La realización de ejercicio físico de 430 a 6 meses31 puede llevar a cambios en el perfil de estos miRNAs, disminuyendo los niveles de miR-192 y miR-193b, y aumentado los niveles de miR-126. Los cambios en estas moléculas pueden estar asociadas a los efectos benéficos del ejercicio físico en estos órganos. Rev Med Chile 2016; 144: 355-363


Marzo 2016
To see the actual publication please follow the link above