Page 60

Marzo 2016

Art ículos de Investigaci ón Acupuntura en dolor post-quirúrgico en adultos - F. Fuentealba et al consumo. Los analgésicos opioides fueron convertidos a equivalentes de morfina (mg) y se expresaron como consumo total de analgésicos opioides a las 8, 24 y 72 h post-operatorio (no se indica la vía de administración). El grupo con acupuntura verdadera se asoció con una menor incidencia de efectos secundarios relacionados con opioides, probablemente por un menor consumo de estos medicamentos (diferencia media ponderada de -9,14 mg; IC95%: -16,07 a -2,22 mg a las 72 h de post-operatorio), tales como tales como nausea (riesgo relativo RR: 0,67; IC95%: 0,86 a 0,53), mareo (RR: 0,65; IC95%: 0,81 a 0,52), sedación (RR: 0,78; IC95%: 0,99 a 0,61), prurito (RR: 0,75; IC95%: 0,96 a 0,59), y retención urinaria (RR: 0,29; IC95%: 0,74 a 0,12). Concluyendo que la acupuntura podría ser una terapia complementaria para el manejo del dolor post quirúrgico. En el caso de los estudios relacionados a la extracción del tercer molar, en los 3 se midió EVA y el consumo de medicamentos para el dolor. En el ensayo con electro-acupuntura (EA) de Tavares, 2007, (48 participantes) hubo disminución en el consumo de analgésicos post operatorios en el grupo de acupuntura, los cuales fueron de 4,58 (3,87) pastillas en el grupo control y de 1,92 (2,04) pastillas en el grupo tratado. Estas diferencias tuvieron un efecto 41,9% menor en el grupo tratado con acupuntura. En relación a EVA, también se observó una disminución en la intensidad del dolor en relación al grupo tratado con EA (23,7% a las 2 h, 30% a las 4 h y 36,7% a las 6 h) y esta diferencia fue estadísticamente 330 significativa (p < 0,05). En el estudio con electro-aurículo-acupuntura (EAA) versus aurículo-acupuntura-simulada (AAS) de Michalek Sauberer, 2007, (149 participantes), los puntos utilizados fueron shenmen (punto 55), boca (punto 84) y diente (punto 1), sin observarse diferencias significativas en el consumo de analgésicos ni en el tiempo de dolor que requiere analgésicos. En este estudio hubo pérdidas de 33% de los pacientes (Tabla 3), lo que disminuye su validez. Finalmente, en el estudio de Lao, 199913, que comparó acupuntura verdadera (AV) según MTCH versus acupuntura placebo (AP), hubo diferencias estadísticamente significativas en el tiempo promedio libre de dolor, el cual fue de 172,9 (25,4) min en el grupo con AV, mientras que con AP fue de 93,8 (16,5) min (Tabla 4). El promedio de consumo de medicamentos fue significativamente menor en AV (1,1 tabletas) versus AP (1,65 tabletas) pero no hubo diferencias en el puntaje total de intensidad del dolor (Tabla 4). Discusión Los resultados de nuestra RS muestran que aunque hay muchos trabajos publicados, pocos pueden considerarse válidos y de buena calidad (de 37 encontrados, 6 pasaron el estándar mínimo como para ser incluido en una revisión de este tipo). También son muy heterogéneos desde el punto de vista del diseño, técnica de acupuntura usada, tipo de control y tipo de cirugía. Las RS en acupuntura han apuntado a decir que los estudios incluidos son de tamaño pequeño, mala calidad metodológica, falta de enmascaramiento, gran diferencia entre las intervenciones, grupos de comparadores y mediciones de resultados17, lo cual dificulta la interpretación y agrupación de los resultados. Esta revisión encontró que, si bien la evidencia es abundante, los trabajos con una calidad metodológica aceptable son bastante pocos. Las intervenciones utilizadas en los estudios incluidos varían en términos de técnica de la acupuntura, períodos de tratamiento, número de sesiones y duración del tratamiento, lo cual impidió combinar los resultados de los distintos estudios, para realizar un metaanálisis. Aun cuando se introdujo la guía STRICTA en el año 1996 (lo cual mejoró la calidad de los ensayos de acupuntura), ninguno de los estudios obtuvo un puntaje completo (Tabla 5), teniendo una calidad metodológica regular. Muchos de los puntos analizados en este protocolo no fueron evaluados en el estudio que realizó acupresión11 y no acupuntura. Actualmente es controversial, y la evidencia relevante es limitada, si el estilo específico de la acupuntura, los antecedentes del entrenamiento de los practicantes y el número de sesiones pueden producir una diferencia importante en los resultados clínicos18. En relación a los resultados obtenidos en esta revisión pudimos observar que, al igual que lo descrito en la literatura, en el dolor postquirúrgico, existe una gran heterogeneidad en relación a los estudios incluidos, existiendo diferencias en las técnicas de acupuntura utilizadas así como también en los controles. También fueron estudios con un tamaño de muestra pequeño. Se obtuvie- Rev Med Chile 2016; 144: 325-332


Marzo 2016
To see the actual publication please follow the link above