Page 78

Junio 2017

COMUNICACIÓN BREVE Discusión Tratamiento empírico urosepsis secundaria a ureterolitiasis - M. Catalán et al Si bien la literatura internacional sugiere opciones de terapia empírica antibiótica en situaciones 758 como la analizada, es necesario que esta terapia sea ajustada a la microbiota local para un manejo más adecuado1. En Chile, existe literatura para el manejo de sepsis y shock séptico, que surge de una adaptación de guías internacionales, donde se sugiere manejo antibiótico empírico de amplio espectro de acuerdo a las características del paciente y los posibles patógenos5. Sin embargo, no existen estudios nacionales previos orientados específicamente a detallar el tratamiento empírico en urosepsis secundaria a ureterolitiasis. En nuestro estudio, los antibióticos utilizados para llevar a cabo los antibiogramas de cada cultivo corresponden a antimicrobianos que se encuentran distribuidos ampliamente en la mayoría de los servicios hospitalarios a lo largo de nuestro país, lo que resulta especialmente importante cuando pensamos en su potencial validez externa. El patógeno encontrado con más frecuencia fue E. coli, en 64,6% de los cultivos, como se ha descrito previamente en la literatura1,2,6. En segundo lugar, encontramos K. pneumoniae, seguido de P. mirabilis. La presencia de cepas resistentes de E. coli se ha asociado a: uso previo de antibióticos, uso de catéter urinario, origen intrahospitalario de infección, entre otros7. Esta situación es de considerar, puesto que cada vez es más frecuente en nuestro país, lo que hace perentorio el inicio de antibioticoterapia adecuada. Evaluando globalmente la sensibilidad antibiótica, dentro del grupo de los aminoglicósidos, 100% de las bacterias aisladas en los cultivos fueron sensibles a amikacina; en cambio, en algunas cepas se observó hasta 50% de resistencia a gentamicina. Por otra parte, estudios han demostrado que la gentamicina es más nefrotóxica, al compararla con amikacina, y además esta toxicidad sería de presentación precoz8. Basado en los hallazgos anteriores, planteamos que la amikacina es un buen antibiótico empírico para utilizar en sepsis de foco urinario, teniendo siempre en cuenta sus efectos adversos, tales como oto- y nefrotoxicidad9. Es por ello que resulta importante la evaluación inicial de antecedentes y de creatinina del paciente, para evaluar su función renal antes de iniciar el tratamiento y evitar que los daños superen a los beneficios. Estos efectos adversos si bien se presentan hasta en 25% de los pacientes sometidos a tratamiento, son típicamente de aparición más tardía para amikacina; por ende, permitiría su uso empírico a la espera del resultado del antibiograma que pudiera permitir ajustar el tratamiento en el caso de pacientes con factores de riesgo de desarrollar toxicidad10,11. A pesar del número reducido de casos, la distribución de bacterias en los cultivos fue similar a la reportada anteriormente en la literatura actual. La forma de obtención del urocultivo no fue especificada dentro del análisis de datos, además de las limitaciones propias de los estudios de laboratorio, sensibilidad y especificidad, tanto de urocultivo, como de hemocultivo. Si bien son los métodos utilizados para identificar los patógenos, su rendimiento no es máximo y las muestras podrían contaminarse12. Cabe mencionar además otros factores que pudieran influir en la selección del antibiótico, como: comorbilidades, antecedentes de hospitalización previa, colonización y/o infección previa por cepas resistentes. Conclusión La amikacina demostró un perfil de sensibilidad superior en comparación a los otros antibióticos, siendo 100% de las bacterias aisladas sensibles, para manejo empírico de pacientes con urosepsis secundaria a ureterolitiasis. Planteamos el uso de este antibiótico como terapia empírica óptima en este grupo de pacientes. Referencias 1. Wagenlehner FM, Lichtenstern C, Rolfes C, Mayer K, Uhle F, Weidner W, et al. Diagnosis and management for urosepsis. Int J Urol 2013; 20 (10): 963-70. 2. Kalra OP, Raizada A. Approach to a patient with urosepsis. J Glob Infect Dis 2009; 1 (1): 57-63. 3. Elhanan G, Sarhat M, Raz R. Empiric antibiotic treatment and the misuse of culture results and antibiotic sensitivities in patients with community-acquired bacteraemia due to urinary tract infection. J Infect 1997; 35: 283-8. 4. García CP. Resistencia bacteriana en Chile. Rev Chilena Infectol 2003; 20 (Supl. 1): 11-23. Rev Med Chile 2017; 145: 755-759


Junio 2017
To see the actual publication please follow the link above