Page 27

Junio 2017

ARTÍCULO DE INVESTIGACIÓN 707 Incidencia y letalidad por insuficiencia cardiaca - F. Díaz-Toro et al Discusión Este trabajo entrega una primera aproximación de la morbimortalidad por IC en Chile empleando fuentes de datos nacionales. Estos resultados muestran diferencias, tanto en la incidencia como en la letalidad por IC, entre mujeres y hombres. Mientras que la incidencia de hospitalizaciones por IC es mayor en hombres y aumenta de manera significativa con la edad, por el contrario, la prevalencia de hospitalizaciones es más elevada en mujeres, quienes también presentan un mayor riesgo de muerte intrahospitalaria, efecto que desaparece al ajustar por edad. Los factores relacionados con mayor letalidad fueron: edad igual o mayor a 80 años, una estadía hospitalaria mayor a 7 días, hospitales de alta complejidad y estar afiliado a FONASA. Nuestros resultados muestran una prevalencia e incidencia menores a las reportadas en estudios internacionales1,16-19. La relación del sexo con la epidemiología de la IC es controversial. Si bien muchos estudios poblacionales han mostrado que esta enfermedad afecta preferentemente a los hombres1,16,17, existe evidencia que la prevalencia e incidencia aumenta en mujeres a medida que estas envejecen. En el estudio Framingham17, las tasas de incidencia para hombres en comparación con las mujeres fueron 5,6 vs 3,3 por 1.000 personas años, respectivamente. Bui et al., en los Estados Unidos de Norteamérica, estimaron prevalencias mayores para hombres en todos los tramos de edad, alcanzando 14,7% para hombres y 12,7% para mujeres en el tramo etario sobre 79 años16. Por el contrario, Mehta et al. reportaron hallazgos similares a los nuestros, con una prevalencia de IC en mujeres mayor que en hombres, incrementándose a medida que aumenta la edad (7,9% vs 6,6% respectivamente)18. También los estudios realizados en España, PRICE, BADAPIC, RAIC y ATTICA19,20, han mostrado cifras consistentes de prevalencias mayores en mujeres (7% vs 6,5%, respectivamente, aunque en el caso de estudio BADAPIC se incluyeron pacientes de consulta ambulatoria). Posibles explicaciones para esta aparente heterogeneidad radican en la dificultad que plantea el diagnóstico de IC en mujeres. En efecto, la forma más prevalente de IC en el sexo femenino de edad avanzada es aquella con fracción de eyección preservada21, la cual frecuentemente genera dificultad diagnóstica. De manera adicional, las mujeres desarrollan enfermedades cardiovasculares entre 7 y 10 años más tarde que los hombres, lo que explica la mayor prevalencia de IC en mujeres sobre 60 años22. También, el aumento en la expectativa de vida para las mujeres durante los últimos años excede al observado en los hombres a nivel mundial (73 años para las mujeres y 69 años para los varones), lo que se traduce en mayor sobrevida y, por ende, mayor probabilidad de desarrollar IC clínica en el último período de la vida23. La letalidad intrahospitalaria global fue 9,2%. En Latinoamérica y Estados Unidos de Norteamérica, diversos estudios han reportado cifras de letalidad intrahospitalaria entre 3% y 17%1,6. En la región de las Américas se disponen de cifras en Brasil24, donde es cercana a 7%, y Argentina25, que muestra cifras que varían entre 4 y 12% según la localidad. En nuestro país, el registro nacional de Insuficiencia Cardiaca ICARO mostró que la estadía hospitalaria promedio fue de 10 ± 9 días y la mortalidad intrahospitalaria 5,6%26. Estas diferencias pueden deberse en parte a variaciones genéticas, calidad de la atención médica, complejidad de los servicios de salud, como también por las definiciones y métodos empleados para determinar la causa de muerte en los distintos países. Esto es de particular relevancia al considerar que al menos 20% de la mortalidad intrahospitalaria de pacientes admitidos por IC se atribuye primariamente a causas no cardiovasculares en Estados Unidos de Norteamérica1. Por tanto, la forma de registro de las bases clínicas y administrativas se traducen en una subestimación de la IC como diagnóstico de egreso y de muerte27-30. En cuanto al efecto del sexo como predictor de muerte, en nuestro estudio no se encontró una asociación significativa después de ajustar por edad. Estos resultados son similares a otros reportados previamente por los estudios ADHERE13 y OPTIMIZE-HF14, en donde la mortalidad intrahospitalaria no mostró diferencias entre ambos sexos. Similarmente, Hsich et al. mostraron que mujeres y hombres con fracción de eyección del ventrículo izquierdo reducida o preservada tienen similar letalidad intrahospitalaria21. Resultados similares se encuentran en el estudio de Parissis et al., concluyendo que la mortalidad intrahospitalaria por IC en hombres y mujeres no difiere significativamente (10,5% y 11% respectivamente)12. La principal limitación de nuestro estudio es el Rev Med Chile 2017; 145: 703-709


Junio 2017
To see the actual publication please follow the link above