Page 97

Junio 2016

775 artículo de revisión lúmica, “d” es la presión de fin de sístole, Pfs, que por definición no puede sobrepasar la curva de Emax. El trazo “d-a” corresponde a la relajación isovolúmica. La proyección de la distancia “b-a” en la abscisa corresponde a la diferencia entre volumen de fin de diástole y volumen de fin de sístole, es decir, el volumen expulsivo, el cual dividido por el volumen de fin de diástole corresponde a la fracción de eyección. El área comprendida en el interior del bucle corresponde al producto de la presión desarrollada durante la expulsión por el volumen expulsivo, llamada trabajo expulsivo, o trabajo externo ventricular. El área a la izquierda del bucle corresponde al trabajo interno del ventrículo (para vencer la elasticidad y viscosidad de los puentes actino-miosina y de otras estructuras del miocardio, especialmente durante la contracción isovolúmica). De esta forma, el bucle P-V Figura 4. Figura 5. ventricular permite mostrar en un solo diagrama la hemodinamia ventricular con sus múltiples componentes. Medición de cambios de la contractilidad en el hombre. Elastancia y bucle P-V ventricular no invasivo El bucle P-V ventricular es el método más eficiente para estimar la contractilidad en el animal de experimentación pero requiere de maniobras invasivas para la medición de la presión ventricular y para modificar precarga y/o postcarga y construir la curva de Efs (Figura 4). Recientemente se han desarrollado técnicas para construir el bucle en forma no invasiva en el ser humano y a partir de un solo ciclo cardiaco. La construcción se obtiene (Figura 6) con la medición de los volúmenes de fin de sístole, Vfs, y de fin de diástole, Vfd, mediante Contractilidad ventricular - R. J. Domenech et al Rev Med Chile 2016; 144: 771-779


Junio 2016
To see the actual publication please follow the link above