Page 105

Junio 2016

ARTÍCULO ESPECIAL Aborto por causal de violación - L. González-Wilhelm et al Ley Año Puntos destacados 19.617 1999 Define como violación el acceso carnal por vía vaginal, anal o bucal, sin el consentimiento de la víctima 19.874 2003 Concede siempre acción penal pública a delitos sexuales cometidos en menores de edad 19.927 2004 Aumenta de 12 a 14 años la edad mínima para considerar legalmente válido el consentimiento al acto 783 Tabla 1. Evolución histórica contemporánea del marco legal que sanciona el delito de violación en Chile Para efectos prácticos, a partir del proyecto la sentencia judicial del delito de violación se sustituye por la mera afirmación de una relación sexual no consentida28. En ese escenario, lo esperable y éticamente correcto en función de los intereses de la paciente y el principio de no-maleficencia, es que el médico (en rigor, el comité ad-hoc que se designe para tales fines) sencillamente le crea y proceda a realizar el aborto y posterior denuncia. Sin embargo, a partir de allí se desencadena una avalancha de sucesos de impredecible evolución. Si bien existe en teoría la posibilidad que el proceso penal no se inicie (por archivo provisional de la causa) o concluya sin un juicio (por decisión de sobreseer o no perseverar), es también plausible que en determinadas circunstancias –lo que partió como una solicitud de aborto– concluya con un hombre inocente tras las rejas. Y ello, a la luz del actual proyecto de ley, sin que siquiera la supuesta víctima efectúe denuncia ni preste declaración judicial. 2. La posibilidad que una embarazada producto de violación no acceda al aborto Ante la inexistencia de criterios médicos válidos, pudiera darse el caso que el comité designado al efecto dude de la versión de la paciente y no “confirme” la violación. En el ejemplo expuesto la junta ad-hoc también pudo concluir que –la ausencia de lesiones e inexistencia de exámenes toxicológicos, sumado a la incerteza de Claudia sobre las circunstancias del hecho– resultaban criterios suficientes para dudar que el embarazo fuese producto de una violación. Consecuentemente pudieron haberle negado el aborto. Sin embargo, en una época en que la incidencia de delitos sexuales facilitados por drogas ha aumentado29, en teoría el relato de Claudia perfectamente pudo no tener motivaciones gananciales, sino ser la genuina expresión de un delito cometido mediante el uso –proactivo u oportunista– de algún agente químico30-34. En tal sentido, cabe tener presente que las manifestaciones sedantes, hipnóticas o propiedades amnésicas de las drogas utilizadas en esos casos alteran la conducta de la víctima, aumentando su susceptibilidad a sufrir un ataque de esta naturaleza y disminuyendo la posibilidad de recolectar ad post información sobre los eventos que rodearon el hecho. Dado ello, lo característico es que las personas agredidas sólo perciban la sensación de haber sido violadas, no teniendo recuerdos del ataque o siendo estos muy vagos y fragmentados30,31. Visto lo anterior, creemos que la actual redacción del proyecto de ley de aborto no ha contemplado situaciones como la descrita, dejando vacíos que –en determinadas circunstancias– pueden condicionar que el espíritu de norma no llegue a materializarse. 3. La posibilidad que violaciones no sean acreditadas y sancionadas penalmente En el caso ficticio expuesto, el fiscal inició de oficio una investigación y continuó su tramitación hasta llegar a juicio. Sin embargo, dado que Claudia era mayor de edad, el persecutor también tuvo la alternativa de no acceder a esa instancia. Por tanto, si la joven realmente hubiese sido violada por Jorge, éste pudo permanecer impune ante la ley. Y la causa de eso radica en una cues- sexual 20.084 2005 Establece en su Art. 4 reglas especiales para la persecución penal de violaciones cometidas por adolescentes 20.207 2007 Modifica el plazo de prescripción del delito de violación en caso que la víctima sea menor de edad 20.480 2010 Modifica concepto de incapacidad para oponerse al acto sexual Rev Med Chile 2016; 144: 780-786


Junio 2016
To see the actual publication please follow the link above