Page 95

Febrero 2017

ARTÍCULO ESPECIAL 231 Cortisol en estrés agudo - J. Guerrero caracteriza por manifestaciones neuroendocrinas estereotipadas que el autor denominó respuesta adaptativa no específica. Sus resultados experimentales demostraron que las glándulas suprarrenales aumentaban de tamaño con descarga de lípidos y pérdida de la cromafinidad de la médula suprarrenal, lo que hizo sostener el rol central de GC y catecolaminas7, demostrando por primera vez el rol fundamental del eje hipófisis-corteza suprarrenal en esta respuesta. Este planteamiento puso en duda el concepto“fight or flight response” acuñado por WB Cannon8 y aceptado en la época. Estudios posteriores de Seyle permitieron el desarrollo de la primera clasificación racional de las hormonas esteroidales9,10 y el reconocimiento de acciones anti y proinflamatorias de GC y MC en modelos animales11,12. En el “síndrome general de adaptación”, la secreción de GC constituye la fase efectora de la unidad funcional hipotálamo-hipófisis-adrenal (HHA). La secreción de cortisol es controlada por el sistema nervioso central, específicamente por neuronas del núcleo paraventricular del hipotálamo, que sintetizan y secretan hormona liberadora de corticotropina (CRH, corticotropin releasing hormone) al sistema portal hipofisiario; CRH alcanza neuronas del lóbulo anterior de la hipófisis y las estimula para sintetizar y secretar ACTH (adrenocorticotropic hormone) que por vía sanguínea sistémica estimula las células de la corteza suprarrenal, que responden con síntesis y liberación de GC a la circulación sistémica. Las hormonas esteroidales no son almacenadas en el sitio de producción, por lo que su secreción es regulada por la tasa de síntesis. El paso limitante en la síntesis de cortisol es la conversión de colesterol a pregnenolona, reacción catalizada por citocromo P450scc (CYP11A1 o cholesterol side-chain cleavage enzyme). La velocidad de esta reacción depende de la disponibilidad de los componentes en la matriz mitocondrial. El cortisol regula su propia producción por un mecanismo de retroalimentación negativa. Por vía sanguínea sistémica, el cortisol alcanza el hipotálamo e hipófisis, donde regula en forma negativa la secreción de CRH y ACTH, respectivamente (Figura 1). Por otra parte, la secreción de cortisol presenta variaciones diurnas, esto es, existe una producción máxima de cortisol en las mañanas y la razón exacta de este “ritmo diurno” de cortisol no se conoce con exactitud13. Rev Med Chile 2017; 145: 230-239 Cortisol La corteza suprarrenal sintetiza dos clases de esteroides: corticoesteroides (GC y MC) con 21 átomos de carbono, y andrógenos, con 1914. Las acciones biológicas del cortisol son múltiples, comprometen virtualmente a todo el organismo y a varios mecanismos homeostáticos. Las acciones primarias mejor conocidas son metabólicas, pero las acciones fisiológicas también incluyen la función renal y regulación del transporte de iones, sistemas cardiovascular y mantenimiento del tono y permeabilidad vascular, función inmune y acciones en el sistema nervioso central15. El cortisol es una molécula lipídica. Su paso por vía sanguínea requiere una proteína transportadora. El transportador clásico de cortisol es la globulina transportadora (GBP, globulin binding protein), también denominada transcortina. Esta es una alfa globulina de síntesis hepática y su síntesis está mediada por un factor de transcripción hepático y por estrógenos16,17. Aproximadamente, 15% del cortisol total utiliza albúmina como transportador, también de síntesis hepática18. Sólo una fracción menor del cortisol sanguíneo total se encuentra no unido a proteínas y es denominada fracción libre de cortisol (Figura 2)19,20. El cortisol unido a proteínas funciona como un reservorio circulante que mantiene la entrega de cortisol a los diferentes tejidos. Las concentracio- Figura 1. Eje Hipotalamo-Hipofisis-Adrenal y regulación por cortisol. (+) indica estimulación y (-) indica inhibición.


Febrero 2017
To see the actual publication please follow the link above