Page 78

Febrero 2017

art ículo de revisi ón grupo tratados de manera ambulatoria debería aumentar, disminuyendo las hospitalizaciones y costo económico asociado. Esta estrategia es efectiva en más de 90% de los pacientes, sin aumentar el riesgo del pequeño subgrupo que finalmente necesitará hospitalización56. Vitamina-D Estudios sugieren el rol de la vitamina-D en mantener la homeostasis colónica a través de la modulación de la inflamación, manteniendo la integridad epitelial y regulando la proliferación intestinal. Estudios han demostrado que niveles de vitamina-D >25 ng/mL se asocian a un menor riesgo de hospitalización por DA57. Fármacos La inflamación crónica de bajo grado ha sido considerada un nuevo objetivo en el tratamiento de la ED. Su conocimiento permitirá una mejor estrategia 214 terapéutica, mejorando la calidad de vida de estos pacientes. En este sentido, mesalazina, probióticos y antibióticos han sido evaluados en el tratamiento de la ED (Figura 2). Sin embargo, los resultados provienen de estudios heterogéneos y calidad subóptima. Un estudio evaluó la eficacia y seguridad de mesalazina en la EDSNC58, aunque mostró ser bien tolerada, no fue superior a placebo en el tratamiento del dolor abdominal. Otro estudio evaluó el efecto de mesalazina en la prevención de DA. El grupo que utilizó mesalazina por 10 días cada mes, presentó a los 24 meses una recurrencia de 13% vs 28% en la población control. Pacientes tratados con mesalazina presentaron, además, una mejoría de su calidad de vida y un menor uso de fármacos adicionales para el manejo de sus síntomas59. Mesalazina en dosis diaria (1,6 g/día) parece ser más efectiva en evitar recurrencia y complicaciones post-diverticulitis al compararla con una estrategia de mesalazina intermitente (1,6 g/día por 10 días cada mes)60. Otros han demostrado que pacientes que responden a mesalazina presentarían una disminución de la CF61. Sin embargo, no todos los estudios han entregado resultados optimistas sobre el efecto de mesalazina en el tratamiento de la ED. Recientemente, un estudio que evaluó tres dosis de mesalazina (1,2; 2,4 y 4,8 g día) no demostró efectividad sobre frecuencia de recurrencia comparada con placebo62. Además, mesalazina ha demostrado tener un rol en CS63. Enfermedad diverticular - D. Fluxá et al La asociación mesalazina-probióticos también ha mostrado resultados contradictorios. Stollman y cols. han evaluado la asociación de mesalazina (2,4 g/día) y probióticos (Bifidobacterium infantis) sin demostrar mayor efectividad. Mesalazina como monoterapia tampoco logró diferencias significativas versus placebo, al evaluar la evolución de los síntomas digestivos64. Otros demostraron que la recurrencia con la asociación mesalazina probióticos fue de 0% vs 13,7% en el grupo tratado con mesalazina, 14,5% en el tratado con Lactobacillus y 46% en el grupo placebo65. Dado que estudios han sugerido que la MI podría contribuir en la patogenia de la EDSNC, el uso de rifaximina ha sido evaluado en este escenario. Un metaanálisis demostró que rifaximina es efectivo en disminuir los síntomas con un NNT:366. Por otra parte, rifaximina (800 mg/día por 10 días cada mes) podría ser efectivo en prevenir diverticulitis67. Sin embargo, otros demostraron que la terapia combinada (mesalazina-rifaximina) es más efectiva en la prevención de recurrencia al compararla con rifaximina sola (3% vs 18%, p < 0,01)68. A pesar de la falta de estudios que apoyen su uso, los antibióticos siguen formando parte del tratamiento de la DA. El fundamento de esta estrategia ha sido que cualquier inflamación resulta en microperforación del divertículo, teniendo como consecuencia contaminación del peritoneo. Sin embargo, estudios recientes plantean la necesidad de reevaluar esta indicación en casos no complicados69,70. Chabok y cols. demostraron que el uso de antibióticos no afectaría la duración de la hospitalización o riesgo de recurrencia69. Considerando el aumento en la resistencia a antibióticos y riesgo asociado de eventos adversos, creemos prudente reevaluar esta estrategia en pacientes con DA no complicada. Cirugía Históricamente, la evaluación de cirugía profiláctica era sugerida después del segundo episodio de DA. Actualmente esta indicación ha sido replanteada, señalándose que ésta debe ser discutida caso a caso considerando la severidad de los episodios, factores de riesgo del paciente, preferencia y calidad de vida71. Estudios han demostrado que la calidad de vida después de una cirugía electiva no difiere al compararla con el grupo tratado con cirugía de urgencia o terapia farmacológica72. Sin embargo, un metaanálisis señala que la calidad de Rev Med Chile 2017; 145: 209-218


Febrero 2017
To see the actual publication please follow the link above