Page 66

Febrero 2017

ARTÍCULO DE INVESTIGACIÓN 202 Estado nutricional en mujeres chilenas en edad fértil - X. Guerra et al Rev Med Chile 2017; 145: 201-208 cereales integrales, disminuye significativamente el riesgo de obesidad y enfermedades cardiovasculares (ECV)6. Considerando la creciente inserción de la mujer en el mundo laboral, se ha descrito a la ocupación como un factor protector frente a la malnutrición por exceso en mujeres en edad fértil7, sin embargo, se ha reportado también que mujeres con malnutrición por exceso sometidas a ambientes laborales estresantes aumentan su sobrepeso8, por tanto, la relación entre ocupación y sobrepeso no parece ser tan clara ni directa. En la mayoría de los países desarrollados, las mujeres pobres con menor educación son las que presentan mayor riesgo de síndrome metabólico y obesidad9; esta última condición afecta tanto la salud de la madre como la del niño9-10, asociándose a un mayor riesgo de enfermedades crónicas no trasmisibles del niño en la vida adulta, incluyendo la obesidad11. Las mujeres, y en particular aquellas en edad fértil o edad laboral, juegan un rol fundamental en los estilos de vida de la familia12. Existe escasa evidencia nacional de los factores sociodemográficos, hábitos alimentarios y malnutrición por exceso en el grupo de mujeres en edad fértil. El objetivo de la presente investigación es determinar los factores asociados a la malnutrición por exceso en mujeres adultas chilenas en edad fértil en una muestra representativa nacional. Material y Método Se realizó un estudio transversal, con datos provenientes de la Encuesta Nacional de Salud de Chile (ENS) 2009-2010. La encuesta se basa en una muestra probabilística compleja calculada a partir del principio de varianza máxima, de representatividad nacional y regional, de adultos de 15 o más años, que excluye a mujeres embarazadas y a participantes con conductas violentas. Para el presente estudio se estructuró una base de datos de 1.195 mujeres adultas, entre 20 y 44 años de edad (edad fértil). Las variables estudiadas fueron la malnutrición por exceso, edad, nivel educacional, zona de residencia, ocupación, actividad física, consumo de cereales integrales, consumo de frutas y verduras y consumo de pescado. No fue posible utilizar factores de expansión debido a que no estaban disponibles para la submuestra utilizada en este estudio. Malnutrición por exceso (ME): Para determinar la malnutrición por exceso se utilizó la clasificación del estado nutricional a partir del índice de masa corporal (IMC) según la referencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Se estableció como presencia de malnutrición por exceso aquellas mujeres que presentaban al momento de la evaluación un IMC mayor o igual a 25 kg/mt2 (13). Por el contrario, aquellas con un IMC menor a 25 kg/mt2 se clasificaron con ausencia de malnutrición por exceso, incluyendo aquellas que presentaban un estado nutricional enflaquecido. La actividad física (AF): Se evaluó mediante el Cuestionario Mundial de Actividad Física GPAQ ajustado6-14. Se consideró como “suficientemente activas”, aquellas mujeres que realizaban al menos 150 min semanales de AF moderada, cumpliendo con bloques de al menos 10 min continuos o 20 min de actividad intensa, tres o más veces/ semana. Por otro lado, se utilizó el indicador “actividad física en tiempo libre”, estableciendo como activas aquellas mujeres que realizaban actividad física, o deporte, de al menos 30 min de duración, tres veces por semana6. Hábitos alimentarios: En relación a los hábitos alimentarios, se consideró como consumo adecuado de cereales integrales aquellas mujeres que consumían una o más porción de este alimento por día; en relación al consumo de frutas y verduras, aquellas mujeres que consumían 5 o más porciones de ambos alimentos por día. Por último, en relación al consumo de pescado, aquellas mujeres que lo consumían 2 o más veces a la semana cumplían con la recomendación. Variables sociodemográficas: Se estudiaron como variables sociodemográficas la edad, el nivel educacional, la zona de residencia y la ocupación. La edad se categorizó en dos grupos: aquellas mujeres entre 20 y 30 años y aquellas entre 31 y 44 años. En relación al nivel educacional se consideró los años de estudio, categorizándola en tres grupos: nivel educacional bajo (menos de 8 años de estudio), nivel educacional medio (8-12 años de estudio) y nivel educacional alto (más de 12 años de estudio). Para la zona de residencia se utilizó la distribución urbana y rural. Por último,


Febrero 2017
To see the actual publication please follow the link above