Page 49

Febrero 2017

art ículo de investigaci ón Ingreso ( ) Mes 12 ( ) p Ingreso ( ) Mes 12 ( ) p Índice masa corporal 33,01 32,99 N.S. 32,05 32,42 N.S. Perímetro abdominal (cm) 104,25 104,44 N.S. 102,07 104,45 N.S. Presión sistólica (mmHg) 135,98 134,97 N.S. 132,36 134,35 N.S. Presión diastólica (mmHg) 76,07 77,47 N.S. 78,30 79,40 N.S. Colesterol total (mg/dL) 185,77 187,29 N.S. 183,86 190,15 N.S. Colesterol LDL (mg/dL) 101,23 102,06 N.S. 104,64 104,94 N.S. Colesterol HDL (mg/dL) 45,48 43,69 N.S. 46,04 45,84 N.S. Triglicéridos (mg/dl) 190,23 178,24 N.S. 190,58 195,16 N.S. *N.S.= No Significativo. 185 Tabla 5. Evaluación parámetros clínicos. Programa Educativo Estructurado Diabetes Parámetros clínicos Grupo Experimental Grupo control El índice de masa corporal y el perímetro abdominal no registraron variaciones significativas en el grupo experimental ni en el grupo control durante el período de observación. Del mismo modo, la presión arterial sistólica y diastólica, el colesterol total, LDL y HDL y triglicéridos no registraron variaciones significativas en ninguno de los dos grupos estudiados durante los 12 meses de investigación (Tabla 5). Discusión Los trabajos científicos que han estudiado el tema de la educación en diabetes mellitus han demostrado sistemáticamente que los programas educativos estructurados representan un pilar fundamental en el control de la enfermedad, el hecho que el diabético asuma un rol protagónico en el cuidado de su afección, no sólo favorece el control metabólico de la misma, sino que también incrementa la adherencia del paciente a sus controles, contribuyendo a mejorar su estado nutricional y los parámetros clínicos relacionados con su enfermedad; la sumatoria de estos beneficios producen una mejoría en la calidad de vida y, consecuentemente, en el largo plazo reducen la probabilidad que se desarrollen las complicaciones propias de la diabetes mellitus4-22. En el presente trabajo, la reducción del nivel de hemoglobina glicosilada observada en un horizonte de 12 meses en el grupo que participó en el programa educativo estructurado fue 35% superior al grupo control; la mejoría verificada en el grupo experimental (0,94%) estuvo dentro del rango reportado en los trabajos científicos extranjeros que han estudiado el impacto de la educación en diabetes mellitus5,6,14-18. La equivalencia del logro obtenido respecto a la experiencia internacional indica que el instrumento evaluado es comparable en eficacia con los programas educativos estructurados elaborados en otros países y responde a las necesidades de la población diabética chilena. El análisis de las otras variables clínicas incluidas en la investigación demostró que los pacientes al ingreso presentaban un adecuado control de su presión arterial, tanto sistólica como diastólica, asimismo en los registros correspondientes a colesterol total, colesterol LDL y HDL. Las cifras dan cuenta que los enfermos cumplían las metas de control sugeridas por la Asociación Americana de Diabetes25; estos parámetros no experimentaron variaciones durante la investigación, por lo cual, si bien no pudo evidenciarse una mejoría de los mismos, si se puede señalar que la educación estructurada y no estructurada contribuyeron a mantener estas variables clínicas controladas. Una situación distinta se observó en las mediciones correspondientes al índice de masa corporal y al perímetro abdominal; en estos últimos, las cifras de ingreso a la investigación dieron cuenta que los valores estaban por sobre lo recomendado, manteniéndose sin modificaciones durante todo el estudio. El hecho que los pacientes que presentaban sobrepeso u obesidad no hayan registrado Educación en diabetes - R. Bächler et al Rev Med Chile 2017; 145: 181-187


Febrero 2017
To see the actual publication please follow the link above