Page 33

Febrero 2017

art ículo de investigaci ón 169 Fragilidad en pacientes con insuficiencia cardiaca - F. Díaz-Toro et al y fisiológico, en particular en adultos mayores, lo que incrementa el riesgo de fragilidad24-27. En nuestro estudio, los adultos mayores frágiles presentan un deterioro significativo de su calidad de vida, similar a lo comunicado por otros autores28-30. La disminución en las actividades de la vida diaria, la incapacidad de realizar labores domésticas y el aislamiento social son los elementos que más fuertemente impactan en el deterioro de la calidad de vida. En el futuro, se requiere indagar más en esta relación y realizar análisis por dimensión para comprender cuales son los determinantes que más severamente impactan el bienestar de estos pacientes. Actualmente, una de las principales estrategias en el tratamiento y cuidado de los pacientes frágiles con insuficiencia cardiaca es el manejo de su patología mediante un equipo interdisciplinario. Este equipo debiese incluir cardiólogos, médicos de atención primaria, enfermeras especializadas, kinesiólogos, nutricionistas y psicólogos, todo con el fin de optimizar el manejo farmacológico y no farmacológico, proveer educación, ejercicio y realizar seguimiento para el manejo de signos y síntomas de descompensación de IC31. Otra estrategia que se utiliza son los programas de ejercicios físicos controlados (ejercicios cardiopulmonares, caminata y bicicleta estática, tres veces por semana, una hora diaria), los cuales han mostrado tener beneficios importantes en la mejoría de la capacidad funcional y de la calidad de vida, disminución de las rehospitalizaciones y aumento en la sobrevida de los pacientes32-34. En cuanto a los criterios diagnósticos de fragilidad, la disminución de la fuerza en la prueba de dinamómetro fue el signo que se presentó con mayor frecuencia, seguido por la presencia de síntomas depresivos y disminución de la actividad física. Hallazgos similares se han encontrado en estudios realizados en Estados Unidos de Norteamérica y Latinoamérica, en donde la prevalencia de depresión o síntomas depresivos en pacientes con IC, es superior en comparación a la población general35,36. La pérdida de peso resultó ser el fenotipo menos característico en el diagnóstico de fragilidad (46,2%). En relación a las limitaciones del estudio, en primer lugar hubo pacientes que no contaban con mediciones de fragilidad (26 pacientes), lo que podría introducir un sesgo de selección; sin embargo, la comparación entre ambos grupos en relación a edad y sexo no mostró diferencias. Por otra parte, los centros elegidos no fueron seleccionados aleatoriamente, por lo cual, estos resultados son representativos solo de los pacientes incluidos en el estudio. Por último, los puntos de corte en las pruebas físicas no se encuentran estandarizados en población chilena, lo que podría determinar diferencias en la prevalencia de fragilidad. Conclusión La prevalencia de fragilidad en pacientes con IC descompensada en nuestra muestra es elevada. La edad avanzada, la polifarmacia, la calidad de vida deteriorada y las hospitalizaciones previas son factores que se asociaron a fragilidad. Estos hallazgos pueden ser considerados para futuros trabajos y como evidencia preliminar en la planificación de intervenciones que tengan como objetivo la disminución, retardo o modificación de conductas asociadas al desarrollo de fragilidad. Agradecimientos: Los autores agradecen a los enfermeros: Sergio Pino, María Luz Contreras (DIPRECA), Maximiliano Sanhueza (Hospital Clínico Universidad Católica), Diana Vilchez (Hospital Clínico Universidad de Chile) y Angie Bernales (Hospital del Salvador), kinesiólogos y médicos por su valiosísimo aporte en el desarrollo del presente estudio. Se agradece el aporte de Laboratorio Novartis. Referencias 1. Afilalo J. Frailty in Patients with Cardiovascular Disease: Why, When, and How to Measure. Curr Cardiovasc Risk Rep 2011; 5 (5): 467-72. 2. Collard RM, Boter H, Schoevers RA, Oude Voshaar RC. Prevalence of frailty in community-dwelling older persons: a systematic review. J Am Geriatr Soc 2012; 60 (8): 1487-92. 3. Ng TP, Feng L, Nyunt MS, Larbi A, Yap KB. Frailty in Older Persons: Multisystem Risk Factors and the Frailty Risk. J Am Med Dir Assoc. Elsevier Ltd; 2014; 1-8. 4. Singh M, Stewart R, White H. Importance of frailty in patients with cardiovascular disease. Eur Heart Journal 2014; 35 (26): 1726-31. 5. Afilalo J, Alexander KP, Mack MJ. Frailty assessment in the cardiovascular care of older adults. J Am Coll Cardiol 2014; 63 (8): 747-62. Rev Med Chile 2017; 145: 164-171


Febrero 2017
To see the actual publication please follow the link above