Page 32

Febrero 2017

art ículo de investigaci ón Fragilidad en pacientes con insuficiencia cardiaca - F. Díaz-Toro et al Fenotipo No Frágil Pérdida de peso (%) 25,9 46,2 0,125 Disminución fuerza de prensión (%) 25,9 84,6 < 0,001 Baja actividad física (%) 25,9 73,1 0,001 Síntomas depresivos (agotamiento) (%) 81,5 76,9 0,682 Disminución velocidad de marcha (%) 14,8 57,7 0,001 168 Tabla 3. Fenotipo propuesto por Fried según fragilidad Diagnóstico de fragilidad Frágil (n = 40) Valor p Tabla 4. Análisis multivariado, factores asociados con fragilidad en pacientes con insuficiencia cardiaca OR (IC del 95%) p (n = 39) Edad 1,10 (1,03-1,17) 0,001 Número de medicamentos 4,46 (1,11-17,32) 0,004 Calidad de vida 1,07 (1,03-1,11) 0,001 Hospitalizaciones previas 2,56 (1,02-6,43) 0,030 *IC =Intervalo de confianza. no se observaron diferencias estadísticamente significativas en los valores de Pro-BNP, creatininemia y tampoco diferencias en la función ventricular (FEVI <45%; 24,2% vs 26,7%; p = 0,825). Al evaluar los ítems del fenotipo de fragilidad, se encontró que fuerza de prensión, actividad física y velocidad de marcha fueron las características más frecuentemente presentes en los pacientes catalogados como frágiles; la pérdida de peso y la presencia de síntomas depresivos (agotamiento) se encontraron más presentes en población frágil, sin embargo, las diferencias no fueron estadísticamente significativas (Tabla 3). El análisis de regresión mutivariado mostró asociación con mayor edad (OR 1,10; IC 95%: 1,03-1,17), polifarmacia (OR 4,46; IC95%: 1,11- 17,32), peor calidad de vida (MLWHF) (OR 1,07; IC95%: 1,03-1,11) y hospitalizaciones previas (OR 2,56; IC95%: 1,02-6,45). El valor de Akaike fue 0,78 para el modelo final al compararlo con los otros modelos propuestos (Tabla 4). Discusión En este estudio, la prevalencia de fragilidad en pacientes hospitalizados con diagnóstico de IC descompensada se eleva sobre 50% de acuerdo al fenotipo propuesto por Fried et al7. Estos hallazgos son similares a los reportados por otros autores en la literatura, los cuales han asociado fragilidad con insuficiencia cardiaca9,14-16. Pese a la escasez de estudios que evalúan la relación entre ambas entidades, se ha evidenciado que la disminución de la movilidad, la polifarmacia, la presencia de comorbilidades y el desequilibrio nutricional que existe en pacientes con IC favorece el desarrollo de fragilidad17,18. Nuestros resultados corroboran esta evidencia, ya que la edad avanzada, así como la polifarmacia, hospitalizaciones previas y calidad de vida son factores que presentaron asociación con fragilidad. Diversos estudios han mostrado que la polifarmacia (habitualmente considerada como consumo promedio de seis o más medicamentos al día) incrementa la posibilidad de ser un sujeto frágil19 21. Muchos medicamentos de uso cardiovascular incrementan el riesgo de padecer síntomas y/o signos que se relacionan con esta condición. Por ejemplo, el uso de amiodarona se ha asociado con mayor inestabilidad en la marcha en pacientes mayores; el uso de fármacos antihipertensivos con hipotensión ortostática, lo que aumenta el riesgo de caídas y pacientes que consumen estatinas presentan con frecuencia mialgias, que pueden ser tan severas que en algunos casos limitan la actividad física diaria22,23. La asociación con hospitalizaciones anteriores también se ha discutido previamente. Esta relación suele ser circular: padecer fragilidad predispone a sufrir mayor un número de eventos adversos, lo que incrementa el riesgo de hospitalizaciones y éstas, a su vez, se asocian a deterioro cognitivo Rev Med Chile 2017; 145: 164-171


Febrero 2017
To see the actual publication please follow the link above