Page 29

Febrero 2017

art ículo de investigaci ón 165 Fragilidad en pacientes con insuficiencia cardiaca - F. Díaz-Toro et al cias de fragilidad en población general entre 4% y 59%, dependientes de la población evaluada y los instrumentos que se hayan empleado para ello2. Aun cuando la fisiopatología del proceso de fragilidad no es totalmente conocida, se sabe que comparte numerosos elementos en común con la insuficiencia cardiaca (IC)3. Algunas condiciones asociadas al proceso de envejecimiento, como exposición a antígenos durante la vida, estrés oxidativo, obesidad o activación neuro-hormonal convergen en el desarrollo de un estado de inflamación crónica, constituyendo el sustrato para el desarrollo de IC, así como a la aparición de algunos elementos claves del síndrome de fragilidad, como son sarcopenia o deterioro cognitivo. Este síndrome se presenta con mayor frecuencia en pacientes con IC que en población general y ambas entidades condicionan un mayor riesgo de morbilidad, hospitalización y muerte4-6. En Chile no se conocen datos sobre fragilidad en pacientes con IC, por lo cual el objetivo del presente estudio es estimar su prevalencia y evaluar los factores que pudiesen estar asociados en la coexistencia de estas condiciones. Material y Métodos Diseño y población de estudio Estudio transversal que incluyó a los pacientes mayores de 60 años ingresados, consecutivamente, con diagnóstico de IC descompensada en 4 hospitales de Santiago, durante el período comprendido entre agosto de 2014 y diciembre de 2015. Los hospitales participantes fueron seleccionados por conveniencia: Hospital Clínico de la Universidad de Chile, Hospital del Salvador, Hospital DIPRECA y Hospital Clínico de la Universidad Católica de Chile. Se consideró como diagnóstico de IC la presencia de signos y síntomas característicos documentados por profesional médico: edema, disnea, disnea paroxística nocturna, evidencia de congestión pulmonar en la radiografía de tórax o evidencias de alteración estructural o funcional en el ecocardiograma (tamaño aurícula izquierda, diámetro ventrículo izquierdo, fracción de eyección, motilidad segmentaria y dimensiones de cavidades derechas). Se excluyeron los pacientes en los cuales el motivo principal de hospitalización no fue IC descompensada, aquellos que eran analfabetos, o quienes no consintieron participar. Mediciones La evaluación de los pacientes fue realizada por personal de enfermería dos días antes del alta hospitalaria, el que fue capacitado previamente en la recogida de datos. Esta evaluación incluyó una entrevista, aplicación de instrumentos y revisión de fichas clínicas. Las variables incorporadas en la encuesta socio demográfica fueron: edad, sexo, estado civil, ocupación, nivel educacional y previsión. Se registró la capacidad funcional según NYHA (New York Heart Association; I, II,III o IV) y la presencia de comorbilidades medidas por autoreporte o antecedentes clínicos de hipertensión arterial (HTA), diabetes mellitus tipo 2 (DM II), dislipidemia (DLP), fibrilación auricular (FA), infarto agudo al miocardio previo (IAM), accidente cerebrovascular previo (ACV) y enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). También se registró el número de hospitalizaciones previas (hospitalización por cualquier causa durante el año previo al ingreso al estudio) y el uso de medicamentos. Se definió como polifarmacia el consumo mayor a seis fármacos al día. Las mediciones bioquímicas incluyeron péptido natriurético en sangre (ProBNP) y creatininemia (Cr). Se evaluó la fracción de eyección del ventrículo izquierdo (FEVI: disminuida < 45% y preservada > 45%) mediante ecocardiografía por el método de Simpson. La prueba de caminata de 4,5 metros fue realizada por un kinesiólogo. Se determinó la calidad de vida mediante el cuestionario Minnesota Living With Heart Failure (MLWHF)11, versión en español. Este es autoadministrado, contiene 21 ítems, y evalúa aspectos de la dimensión física y emocional del paciente respecto a cómo se ve afectado por su enfermedad. Las opciones de respuestas van de 0 puntos (no afecta nada) a 5 puntos (afecta la actividad diaria de manera importante). Los resultados se obtienen sumando los valores obtenidos para cada ítem, con un puntaje total de 105 puntos; a mayor puntuación, es peor la calidad de vida del paciente. El cumplimiento terapéutico de los pacientes fue medido mediante la escala de Morisky Green Modificado12. Este es un instrumento autoadministrado de cinco preguntas dicotómicas (si/no). Se cataloga como mal cumplimiento terapéutico si presenta, al menos, una respuesta negativa. Medición de fragilidad Para la determinación de fragilidad se utilizó Rev Med Chile 2017; 145: 164-171


Febrero 2017
To see the actual publication please follow the link above