Desafíos éticos en la clínica nefrológica

Febrero 2017

CARTA AL EDITOR / LETTER TO THE EDITOR 273 Referencias 1. Oyanedel JC, Vargas S, Mella C, Páez D. Validación del índice de bienestar personal (PWI-7) en usuarios vulnerables de servicios de salud en Santiago, Chile. Rev Med Chile 2015; 143: 1144-51. 2. Dunn TJ, Baguley T, Brunsden V. From alpha to omega: A practical solution to the pervasive problem of internal consistency estimation. Br J Psychol. 2014; 105(3): 399-412. 3. McDonald RP. Test Theory. A unified treatment. Psychology Press; 2013. 4. The International Wellbeing Group. Personal Wellbeing Index-Adult (PWI-A). Manual 2013 (5ª ed.). Melbourne, Australia: Australian Centre on Quality of Life, Deakin University; 2013. 5. Benyamini Y, Idler E. Community Studies Reporting Association Between Self-Rated Health and Mortality. Research on Aging 1999; 21 (3): 392-401 6. Diener E & Chan M. (2011) Happy People Live Longer: Subjective Well-Being Contributes to Health and Longevity. Appl. Psychol. Health Wellbeing 2011; 3: 1-43. Correspondencia: Juan Carlos Oyanedel Bandera 84, Oficina 112. Santiago de Chile. juan.oyanedel@fcec.cl Desafíos éticos en la clínica nefrológica Ethical Challenges in Nephrological Clinic Estimado Sr. Editor. Felicitamos a los autores del artículo publicado en la Revista Médica de Chile titulado Problemas ético-clínicos en hemodiálisis crónica: percepción de médicos y enfermeras, por la importante iniciativa y resultados presentados1. Es muy interesante observar el interés de los equipos nefrológicos latinoamericanos en abordar los aspectos relacionados al final de la vida de pacientes en diálisis crónica. Estamos de acuerdo con el principal hallazgo de la encuesta de Vukusich, Catoni y col. al referir que el problema ético-clínico percibido con más frecuencia por médicos y enfermeras/os de los centros de diálisis se relaciona a la pertinencia del tratamiento dialítico crónico en pacientes que podrían no beneficiarse del mismo. El Grupo de ética, calidad de vida y cuidados paliativos de la Sociedad Uruguaya de Nefrología (SUN) realizó una investigación sobre ese tema, publicada en 2014 en la Revista Médica del Uruguay, basada en una encuesta dirigida a nefrólogos2. Nuestro país ha desarrollado su Programa de Diálisis y Trasplante Renal desde XII-1980, creado por ley y financiado por el Fondo Nacional de Recursos, lo que permite el acceso equitativo de la población al tratamiento sustitutivo de la ERC avanzada (TRS). Durante estos 35 años la tasa de incidencia anual en diálisis ha crecido gradualmente, alcanzando a 160 ppm en el período 2011-2015. Como en otros países, Rev Med Chile 2017; 145: 269-274 este aumento ha sido consecuencia del creciente ingreso de pacientes con ≥ 65 años en diálisis crónica, de modo tal que ese grupo etario alcanzó una prevalencia del 47,1% en diálisis en el año 2014. Esta realidad genera nuevos desafíos a los equipos asistenciales, entre los cuales está el abordaje de la comorbilidad múltiple y el frecuente deterioro cognitivo y funcional al que suele evolucionar la población añosa en diálisis. De acuerdo a datos del Registro Uruguayo de Diálisis, no obstante, la mortalidad se ha mantenido estable alrededor de 10% anual así como la frecuencia de suspensión de diálisis crónica en Uruguay alcanza al 7% de los fallecidos3. Nuestro Grupo de estudio se propuso conocer las actitudes de los nefrólogos uruguayos respecto a la suspensión o no inclusión de pacientes en plan de diálisis crónica, para lo cual diseñamos una encuesta en base a modelos utilizados antes4,5. La encuesta se administró online, luego de una convocatoria por correo electrónico a todos los médicos miembros de la SUN, solicitando que respondieran en forma voluntaria y anónima. Se alcanzó la participación de 63 colegas, o sea 48% de todos los convocados, de los cuales 82% tenía más de 45 años de edad, 77% eran mujeres, y 84% contaban con más de diez años en la especialidad, siendo considerada ésta como una muestra representativa del grupo nefrológico nacional. La encuesta planteó tres escenarios clínicos hipotéticos referidos a abandono, inicio o no mantenimiento de diálisis crónica, preguntándose en cada caso ¿Qué haría usted? o ¿Cómo actuaría usted ante esta situación? Al plantear “uno de sus pacientes en diálisis ha evolucionado hasta un estado de demencia severo y permanente”, 66% respondió “probablemente suspendo la diálisis”. Ante un paciente competente que solicita suspender el


Febrero 2017
To see the actual publication please follow the link above