Page 94

Enero 2017

ARTÍCULO DE REVISIÓN Dieta mediterránea - I. Urquiaga et al Figura 1. Ecosistemas mediterráneos en el mundo. Según la definición climática de Köppen55, existen cinco ecosistemas mediterráneos principales localizados entre las latitudes 30o y 45o de ambos hemisferios como se señala en el mapa. países mediterráneos85, siendo el aceite de oliva y el vino los más representativos86. 90 Por otro lado, la gastronomía tradicional chilena posee varios platos distintivos que utilizan ingredientes y formas de preparación similares a la DMed. Así, platos como el charquicán y los porotos granados contienen productos vegetales cocidos y se preparan en base a un sofrito. Asimismo, la ensalada tomate con cebolla y los pebres son también mezclas ricas en antioxidantes y fibra, derivadas del uso de cebolla, ajo, tomate, perejil, ají y cilantro. Por otro lado, la palta es un alimento propio de nuestra cultura que se caracteriza por un bajo aporte de grasas saturadas y elevado en ácidos grasos monoinsaturados y fitoesteroles. Utilizando los datos de disponibilidad de alimentos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la dieta consumida por los chilenos en la década de 1990-99 mostraba similitudes a la DMed tradicional de España e Italia en 196087. Sin embargo, existe la interrogante de si la dieta actual de los chilenos es efectivamente una dieta saludable de tipo mediterráneo. Para cuantificar la adherencia a la DMed en nuestra población, se ha desarrollado y aplicado un índice de alimentación mediterráneo88,89. Este índice fue diseñado homologando el patrón de alimentación mediterránea de Europa con los hábitos de consumo de alimentos similares o equivalentes en nuestra población y fue aplicado en un grupo de adultos mayores de Providencia90 y de trabajadores de una empresa metal-mecánica89. En el grupo de trabajadores, una intervención en el casino con mediterranización de la dieta demostró un incremento significativo en este índice con importantes efectos en salud, incluyendo una disminución en la prevalencia de síndrome metabólico89. Finalmente, el Programa Aliméntate Sano de nuestra universidad ha aplicado este Rev Med Chile 2017; 145: 85-95


Enero 2017
To see the actual publication please follow the link above