ARTÍCULOS DE REVISIÓN - Actividad física y cáncer de mama: un tratamiento dirigido

Enero 2017

ARTÍCULOS DE REVISIÓN 75 Rev Med Chile 2017; 145: 75-84 Actividad física y cáncer de mama: un tratamiento dirigido Karol Ramírez1,a, Francisco Acevedo2, María Elisa Herrera2, Carolina Ibáñez2, César Sánchez2 Physical activity and breast cancer In Chile breast cancer (BC) is the first cause of death in women. While the most important risk factor for its development is estrogenic stimulation, environmental factors and lifestyles also contribute to its pathogenesis. Epidemiological studies show a direct relationship between physical activity (PA), incidence and recurrence of BC. Supervised PA practice is recommended in most cancer patients to improve their quality of life, to reduce adverse effects from treatment and eventually to improve the prognosis of the disease. We review the epidemiological evidence linking PA and BC and the biological basis of this relationship. We also review the relevant interventional studies and we explore some practical indications of PA in patients with BC, as a model for other tumors of epidemiological importance. (Rev Med Chile 2017; 145: 75-84) Key words: Breast Neoplasms; Exercise; Secondary Prevention; Neoadjuvant Therapy; Neoplasms, Second Primary. 1Carrera de Kinesiología, UDA Ciencias de la Salud, Pontificia Universidad Católica de Chile. 2Departamento de Hematología- Oncología, Facultad de Medicina Pontificia Universidad Católica de Chile. Santiago, Chile. aLicenciada en Kinesiología. MBA© en Salud. Recibido el 10 de diciembre de 2015, aceptado el 22 de junio de 2016. Correspondencia: César Sánchez Departamento de Hematología- Oncología, Pontificia Universidad Católica de Chile. Diagonal Paraguay 319, Santiago. Teléfono: 56-2-23546900 Fax: 56-2-22472327 csanchez@med.puc.cl El cáncer es una de las primeras causas de muerte en el mundo1. En Chile es la segunda causa de mortalidad2. La mayoría de los factores de riesgo para su desarrollo son ambientales y dependientes de estilos de vida; solo en 5-10% de los casos es pesquisada una etiología genética-hereditaria3. De allí, la importancia de controlar la exposición a agentes cancerígenos, y modificar conductas que disminuyan el riesgo de cáncer y la carcinogénesis1. La carcinogénesis es un proceso de multipasos a través del cual una célula normal se transforma en neoplásica, habitualmente en décadas4. Durante este proceso, la célula normal adquiere características distintivas: proliferación sostenida y autónoma, resistencia a la muerte celular, evasión de la respuesta inmune, alteración del metabolismo energético, generación de un ambiente inflamatorio e inestabilidad de su material genético. Esto le confiere ventajas comparativas sobre la célula normal y sirve al proceso de iniciación, promoción y progresión de la enfermedad5. La detección temprana y avances en los tratamientos oncológicos han mejorado el pronóstico y la sobrevida de los pacientes con cáncer. De manera global, se estima que la tasa de sobrevida libre de enfermedad a los 5 años es alrededor de 60%. Sin embargo, para algunos tipos de cáncer detectados precozmente, la tasa de sobrevida puede ser superior a 90%, como es el caso del cáncer de mama (CM)6. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), existen 25 millones de personas en el mundo que son sobrevivientes de cáncer7. La mayoría de ellos experimentan efectos secundarios derivados de la enfermedad y sus tratamientos, los que pueden perdurar en el tiempo, incluso una vez finalizada la terapia antineoplásica2. Junto con mejorar la adherencia a tratamientos quimiopreventivos de largo plazo (por ejemplo, terapia endocrina en cáncer de mama), cambios en estilos de vida, la actividad física (AF) dirigida dentro de ellos, son estrategias relevantes de prevención secundaria8,9. Dada la creciente evidencia del rol de la AF en cáncer, el objetivo de este artículo es revisar los resultados de la literatura


Enero 2017
To see the actual publication please follow the link above