Page 116

Enero 2017

salud p ública es necesario considerar la falacia ecológica, es decir los resultados no pueden ser extrapolados a nivel individual. La relación entre mortalidad por cáncer de mama en mujeres y edad ha sido ampliamente reportada, constituyendo ésta su principal factor de riesgo24. Por otra parte, el porcentaje de muertes por cáncer de mama en mujeres mayores de 75 años es menor en Chile (32,0% entre 2009 y 2013) que en Estados Unidos de Norteamérica (37,2% entre 2007 y 2011)25 y Reino Unido (46,0% entre 2010 y 2012)26. Asimismo, la mediana de edad de muerte por cáncer de mama en mujeres en Chile es dos años menor que en Estados Unidos de Norteamérica 112 (66 versus 68 años, respectivamente)25. En Chile se reportó una mediana de 65 años para el período 1999-2003, lo cual indicaría que este valor se ha incrementado levemente en los últimos años27. Lo anteriormente descrito, muestra que la mortalidad por cáncer de mama en mujeres en Chile se produce a edades inferiores, comparativamente con países desarrollados. Este fenómeno puede deberse a diversas razones que van desde diferencias en prevalencia de factores de riesgo; la estrategia de alto riesgo que ha sido utilizada a nivel nacional, donde se garantiza la mamografía sólo a mujeres de 50 a 59 años28, en circunstancia que en Inglaterra la mamografía se ofrece a mujeres de 50 a 70 años y actualmente están estudiando expandirlo a mujeres de 47 a 73 años29. También se debe considerar que la cobertura de mamografía es la más baja entre los países de la OCDE6. Otras razones para esta mortalidad prematura pueden ser inequidades en el diagnóstico y tratamiento oportuno de la patología27. Este trabajo muestra una disminución en el riesgo de muerte por cáncer de mama en mujeres en Chile, lo cual es reciente, ya que lo publicado señalaba mayormente una tendencia estable30-32, salvo publicaciones con datos de la última década9,33. Esta tendencia decreciente es producto de la disminución de la mortalidad en los grupos de edad más jóvenes de 30-39 años y en adultas de 50 a 79 años, lo que contribuye a la disminución de la mortalidad prematura por esta causa. La tendencia decreciente puede ser producto de las estrategias implementadas en el país tendientes a mejorar el acceso a servicio, diagnóstico oportuno y tratamiento27,28. En países desarrollados, se ha observado una tendencia decreciente desde los años 90, producto Mortalidad por cáncer de mama - G. Icaza et al del efecto combinado de prevención primaria, detección temprana y tratamiento3. La importancia relativa de esta patología ha aumentado, constituyendo la primera causa de muerte por cáncer en mujeres en Chile desde 2009, con 11,8% del total de defunciones por cáncer en mujeres el año 2013. Este porcentaje es mayor que lo registrado en Japón (8,5% en 2006)34, que destaca con menor mortalidad entre los países de la OCDE el 20096 y menor que en Estados Unidos de Norteamérica (15,3% en 2004)34. Por lo cual, la carga de enfermedad en Chile estaría aumentando producto, en parte, de los cambios demográficos experimentados en las últimas décadas y la disminución de las tasas de mortalidad en ciertos grupos etarios. Para continuar con el mejor entendimiento del cáncer de mama en mujeres sería recomendado realizar el análisis de edad, período, cohorte35 para monitorear el impacto de políticas públicas. Con respecto al análisis ecológico, los resultados reflejan que comunas con menor porcentaje de ruralidad y mayor nivel educacional tendrían mayor riesgo de mortalidad por cáncer de mama. En otras palabras, la urbanización y el nivel educacional alto serían factores de riesgo ecológico de mortalidad por cáncer de mama en Chile. Si bien se ha estudiado la etiología del cáncer de mama a nivel individual, aún es necesario abordar cuáles son las causas de la enfermedad a nivel poblacional, que no necesariamente serán las mismas y el análisis ecológico contribuye a dilucidar esta pregunta36. Las asociaciones encontradas han sido descritas en la literatura internacional, esto es, la relación del cáncer de mama con el grado de urbanización y con mayor educación4,37. Esto podría explicarse por la mayor prevalencia de factores de riesgo de tipo hormonal en mujeres residentes en comunas urbanas y por diferencias en las etapas de la transición epidemiológica a lo largo del país. No obstante, en países desarrollados este mayor riesgo en áreas urbanas se ha trasladado al sector rural, debido a factores relacionados con la detección y acceso a tratamiento oportuno37. Desde el año 1995 que Chile ha estado implementando mejoras sistemáticas en la prevención del cáncer de mama en mujeres27, no obstante existen tareas pendientes tales como extender la edad de mamografía y acreditación de los centros de imágenes mamarias8, mejorar la cobertura de esta, para alcanzar indicadores similares a los de la OCDE6 o países desarrollados. Rev Med Chile 2017; 145: 106-114


Enero 2017
To see the actual publication please follow the link above