EDITORIAL - Contaminación atmosférica:la composición química incideen su riesgo

Enero 2017

EDITORIAL 7 Rev Med Chile 2017; 145: 7-8 Contaminación atmosférica: la composición química incide en su riesgo Patricia Matus Air pollution: chemical composition affects the risk Facultad de Medicina  Universidad de Los Andes Santiago-Chile Correspondencia a: pmatus@uandes.cl La contaminación atmosférica es un problema de difícil solución pues implica gestionar las emisiones antropogénicas, cada vez más abundantes debido al desarrollo socio económico del país, con una cantidad no menor de emisiones naturales, provenientes de la actividad volcánica y el arrastre eólico desde el desierto de Atacama, sobre cuencas atmosféricas con limitadas capacidades de dispersión. Esto hace que una parte importante de los chilenos se encuentren expuestos a niveles muy elevados de estas emisiones, por sobre las normas nacionales vigentes y los límites propuestos por la OMS. Cifras del Ministerio de Medio Ambiente sitúan alrededor de 10 millones de chilenos expuestos a niveles deletéreos de contaminantes atmosféricos, especialmente material particulado fino, en distintas ciudades del país1. La gestión de la calidad del aire se centra en el cumplimiento de las normas primarias de calidad del aire, para los denominados contaminantes criterio. Estos son aquellos que se encuentran en forma ubicua en las grandes urbes, tales como el monóxido de carbono, los óxidos de nitrógeno y de azufre, el material particulado y el ozono. Chile cuenta con regulación para todos estos compuestos, sin embargo, nada se establece respecto de la composición química del material particulado, si bien existe abundante literatura que reconoce al Black Carbon como un agente peligroso2. Los efectos dañinos de la contaminación del aire se han estudiado, identificándose las patologías respiratorias y cardiovasculares como algunos de sus principales resultados deletéreos. Los mecanismos de daño y su fisiopatología, involucrados en la génesis de las alteraciones morfológicas y funcionales de los órganos comprometidos han sido explorados en menor medida. Oyarzún y colaboradores utilizan un modelo animal en un estudio experimental, con ratones expuestos en forma intermitente a ozono, lo que les provoca una alteración morfológica. Posteriormente son instilados con sulfato de cobre, demostrándose sinergia en el daño del pulmón3. ¿Qué aportan estos resultados para la gestión de la calidad del aire? ¿Podemos vislumbrar alguna intervención preventiva? La Epidemiología Traslacional busca disminuir las brechas existentes entre la investigación de laboratorio, y su aplicación en el manejo clínico de las patologías y las políticas públicas de salud4. Los resultados presentados por los investigadores antes mencionados tienen valor para la sociedad chilena. Existen un número creciente de compatriotas que por motivos laborales se encuentran expuestos en forma crónica e intermitente a altura, con la consiguiente hipobaria. Dicha condición produce alteraciones a la salud catalogadas como mal de montaña5. Ellos también se encuentran expuestos a contaminantes atmosféricos, como son el material particulado y el ozono, presente en forma permanente el primero y de manera cíclica dependiendo de la luz ultra violeta el segundo. La condición de altura produce como uno de los mecanismos de adaptación inicial el aumento de la frecuencia respiratoria, en reposo, y mayor mientras mayor sea la actividad física desplegada. La polipnea lleva consigo un aumento de la exposición a los contaminantes presentes en el aire. Es dable por lo tanto establecer como hipótesis que los trabajadores que laboran en localidades ubicadas en altura geográfica, sobre el nivel del mar, como ocurre en los retenes de carabineros, aduanas de pasos fronterizos en la cordillera, trabajadores de


Enero 2017
To see the actual publication please follow the link above