Diagnóstico y manejo de colitis ulcerosa grave. Una mirada actualizada

Enero 2017

Artículo de revisión 96 Rev Med Chile 2017; 145: 96-105 Diagnóstico y manejo de colitis ulcerosa grave. Una mirada actualizada Cristian Hernández-Rocha1, Patricio Ibáñez1, María Elena Molina2, Julieta Klaassen3, Andrea Valenzuela3, Roberto Candia1, Felipe Bellolio2, Álvaro Zúñiga2, Rodrigo Miguieles2, Juan Francisco Miquel1, José Chianale1, Manuel Álvarez-Lobos1 Management of severe ulcerative colitis. An up-to-date Ulcerative Colitis (UC) is a chronic inflammatory disease involving the colon, with alternating periods of remission and activity. Exacerbations can be severe and associated with complications and mortality. Diagnosis of severe UC is based on clinical, biochemical and endoscopic variables. Patients with severe UC must be hospitalized. First line therapy is the use of intravenous corticoids which achieve clinical remission in most patients. However, 25% of patients will be refractory to corticoids, situation that should be evaluated at the third day of therapy. In patients without response, cytomegalovirus infection must be quickly ruled out to escalate to second line therapy with biological drugs or cyclosporine. Total colectomy must not be delayed if there is no response to second line therapy, if there is a contraindication for second line therapies or there are complications such as: megacolon, perforation or massive bleeding. An active management with quick escalation on therapy allows to decrease the prolonged exposure to corticoids, reduce colectomy rates and its perioperative complications. (Rev Med Chile 2017; 145: 96-105) Key words: Colitis, Ulcerative; Colonic Diseases; Drug Therapy; Inflammatory Bowel Diseases. 1Departamento de Gastroenterología. Facultad de Medicina. Pontificia Universidad Católica de Chile. Santiago de Chile. 2Unidad de Coloproctología. Departamento de Cirugía Digestiva. Facultad de Medicina. Pontificia Universidad Católica de Chile. Santiago de Chile. 3Departamento de Nutrición, Diabetes y Metabolismo. Facultad de Medicina. Pontificia Universidad Católica de Chile. Santiago de Chile. Fuente de financiamiento: Este trabajo fue financiado por el Fondo Nacional de Ciencia y Tecnología de Chile (FONDECYT) de inicio N° 11130502 de C.H.-R. y FONDECYT regular N° 1131012 de M.A.-L. Recibido el 24 de agosto de 2015, aceptado el 29 de mayo de 2016. Correspondencia a: Dr. Cristian Hernández-Rocha Departamento de Gastroenterología. Pontificia Universidad Católica de Chile. Santiago de Chile. Marcoleta # 367. Santiago de Chile. Teléfono: +56223543820. cristian.hernandez.rocha@gmail.com La enfermedad inflamatoria intestinal (EII) incluye 2 entidades: Colitis ulcerosa (CU) y la enfermedad de Crohn (EC). Ambas tienen un curso crónico con periodos de remisión y reactivación de variable intensidad. Los episodios de reactivación o crisis se caracterizan por la reaparición o aumento de la diarrea, sangre en deposiciones, dolor abdominal, con o sin síntomas sistémicos. En el caso de los pacientes con CU, donde la afectación es exclusivamente del colon y recto, hasta 25% tendrá una crisis grave que requiere hospitalización, pudiendo darse esta situación al debut o en cualquier momento de la evolución1. De los pacientes con crisis grave, 20 a 30% no responderá al uso de corticoides intravenosos y de ellos, 80% requerirá colectomía2. La mortalidad a corto plazo de la crisis grave es ~ 1%3. Por lo tanto, estos pacientes deben ser tratados oportuna y agresivamente, con el fin de evitar complicaciones y reducir la necesidad de colectomía. La incidencia de CU y EC ha aumentado en los últimos años e importantes avances en el diagnóstico y manejo de estos pacientes han reducido la morbilidad y mortalidad4. Lo señalado anteriormente determina que médicos de diversas áreas se vean enfrentados cada vez más frecuentemente a pacientes con CU grave. Por esto, el objetivo de este artículo es revisar y difundir el manejo actual de la crisis grave de CU.


Enero 2017
To see the actual publication please follow the link above