Page 24

Abril_2107

ARTÍCULO DE INVESTIGACIÓN Diabetes gestacional asociado a grupo ABO - A. Huidobro et al mujeres con menos de 12 semanas de embarazo y se diagnosticó DG según criterio del International Association of Diabetes and Pregnancy Study Group, demostró que los grupos A y B tenían mayor riesgo de desarrollar diabetes gestacional que el grupo AB (OR 1,44, 95% IC: 1,13-1,83)8. Sin embargo, un estudio reciente de casos y controles en 5.424 japonesas embarazadas, arrojó que el grupo A, B y O tenían menor riesgo de desarrollar DG que las con grupo AB, mostrando resultados opuestos al estudio anterior9. Por otro lado, la diabetes gestacional, definida como cualquier grado de intolerancia a la glucosa reconocida por primera vez durante el embarazo, es una enfermedad de alta incidencia en nuestro país, que se relaciona a un pronóstico adverso, tanto para la madre como para el feto. Si bien algunos autores han promovido el tamizaje universal 432 de DG, otros sugieren la pesquisa basada en factores de riesgo8, de manera de controlar los costos y minimizar los falsos positivos. La DG se ha postulado como una variante de diabetes mellitus tipo 210, cuya incidencia se ha asociado al grupo sanguíneo A8,9. Sin embargo, la evidencia al respecto es escasa y contradictoria. Con el objetivo de buscar nuevos factores de riesgo de DG/DM2, realizamos un estudio retrospectivo para analizar la asociación de diabetes mellitus con los grupos sanguíneos ABO y Rh. Materiales y Métodos Se llevó a cabo una cohorte histórica de 1.078 mujeres, en que se incluyeron todas las mujeres cuyo parto fue atendido en el Hospital Regional de Talca (HRT) entre enero y diciembre de 2008. Fueron excluidos del estudio los casos de embarazos gemelares y los abortos, ya que este proyecto es parte de un estudio de características del parto en mujeres con y sin DG. Ninguna de las pacientes tenía el diagnóstico de diabetes previo al embarazo. La lista de partos de 2008 se obtuvo del estudio de los datos procesados por la unidad de estadística del HRT. Una vez revisadas las listas de embarazos de 2008 y elegidas las mujeres que cumplían criterios de inclusión, se acudió a los consultorios de la ciudad de Talca, Maule y San Clemente y al HRT, donde se habían realizado los controles prenatales de estas mujeres. En los lugares de control, se revisaron las fichas clínicas de las pacientes y se registraron datos personales, obstétricos y médicos. El diagnóstico de DG se basó en el criterio del Ministerio de Salud de Chile de la época, que incluía dos glicemias basales alteradas al ingreso a control prenatal (iguales o superiores a 105 mg/ dl) o una glicemia posterior a carga oral de 75 g de glucosa (TTOG) igual o superior a 140 mg/dl durante el segundo o tercer trimestre de gestación. Los antecedentes recolectados fueron diagnóstico de DG como variable dependiente, grupo sanguíneo Rh y ABO, edad al inicio del embarazo, índice de masa corporal (IMC), número de hijos previos, antecedentes personales de DG y antecedentes familiares de DM2. Para el análisis estadístico descriptivo, se presentan las variables categóricas como porcentaje con intervalo de 95% de confianza (IC) y las continuas como media con desviación estándar (DE). Para el análisis de asociación entre DG y variables categóricas se utilizó el test de independencia de chi-cuadrado o ANOVA, según correspondiera a variable dicotómica o más niveles y test de t de Student para la asociación con variables continuas. Para evaluar la asociación entre DG y el grupo sanguíneo, se procedió a analizar de forma bivariada la relación entre las posibles variables confundentes (factores de riesgo como la edad, el tabaquismo y el índice de masa corporal), tanto con el grupo sanguíneo como con la DG; se utilizaron prueba de independencia chi-cuadrado o una comparación de medias según el tipo de variable a comparar. Para el análisis multivariado, se utilizó una regresión logística multivariada que permite cuantificar el riesgo de desarrollar DG dependiendo del grupo sanguíneo ajustando por variables confundentes. El desafío que presentan los datos es que en el grupo B no existían casos de DG, produciéndose un problema denominado “separación”. Dado que los métodos de estimación convencionales de parámetros como el método de máxima verisimilitud producen estimaciones sesgadas tanto para los odds ratio como para los errores estándar, se utilizó la recomendación de Firth del uso de una estimación de parámetros penalizada. Por esto, la asociación de grupo ABO con DG se analizó a través del método de regresión de Firth, que permite analizar grupos en los que no existen eventos, dado que el grupo de mujeres portadoras del antígeno B, no presentó DG. Se analizó el posible efecto de variables Rev Med Chile 2017; 145: 431-435


Abril_2107
To see the actual publication please follow the link above