Page 133

Abril_2107

Natalizumab en pacientes con enfermedad de Crohn - D. Fluxá et al Figura 2. Colonoscopias paciente 3. A-B-C: imágenes colonoscopia previo al uso de natalizumab. A. Úlcera colon transverso. B. Úlceras sigmoides. C. Úlcera recto. D-E-F: imágenes colonoscopia posterior al uso de natalizumab. D. Colon sano. 541 caso clínico Discusión La inhibición del tráfico de leucocitos hacia la mucosa intestinal durante el proceso de inflamación ha resultado ser el segundo blanco terapéutico en el desarrollo de TB para el manejo de la Enfermedad Inflamatoria Intestinal. Natalizumab y vedolizumab han sido aprobados en el uso de la EC moderada-severa, especialmente en aquellos pacientes que no responden a la fase de inducción o desarrollan pérdida de respuesta durante la terapia de mantención. Vedolizumab, a diferencia de natalizumab, es una anti-integrina α4β7 sin actividad contra la integrina α4β1, haciendo que el riesgo de LMP sea extremadamente bajo, principalmente debido a que no atraviesa la barrera hematoencefálica6. Esto hace que vedolizumab sea la primera elección al decidir el uso de una TB anti-integrina. Sin embargo, este fármaco no está actualmente disponible en nuestro país, siendo natalizumab la única anti-integrina en EC refractaria a TB anti-TNF. Natalizumab usado como monoterapia en dosis de 300 mg cada 4 semanas ha demostrado ser efectivo y seguro en EC refractaria a agentes anti-TNF9-17. Además, este fármaco ha demostrado ser eficaz en población pediátrica con EC con tasas de remisión clínica de 50%18. Otros han señalado que su uso puede disminuir el riesgo de cirugía21 y mejorar la calidad de vida de los pacientes con EC22. Nuestra experiencia demuestra que natalizumab tuvo una respuesta efectiva alcanzando la remisión clínica en los tres pacientes. Sakuraba y cols., demostraron en un estudio retrospectivo que la tasa de respuesta es menor en pacientes con SES-CD severo y que la presencia de curación mucosa era predictor de una respuesta prolongada durante la fase de mantención23. Dos de nuestros pacientes presentaron una respuesta endoscópica, logrando uno de ellos una disminución del SES-CD > 70% y el otro un SES-CD de 0. El tercer paciente presentó una respuesta radiológica adecuada tras 9 dosis de natalizumab con presencia de discreto engrosamiento parietal del íleon terminal de carácter inespecífico en una e-RM. En nuestro estudio, los tres pacientes tuvieron serología negativa para el virus JC previo al inicio de natalizumab. Estudios han demostrado que la prevalencia de exposición al virus JC en pacientes con EC es similar a la población general21. El uso de tiopurínicos, a diferencia de metotrexato, sería un factor de riesgo de tener una serología positiva21. Dos de nuestros pacientes utilizaron azatioprina E. Sigmoides sano. F. Recto sano. Rev Med Chile 2017; 145: 538-543


Abril_2107
To see the actual publication please follow the link above