Page 91

Abril 2016

497 artículo especial vulnerable. Estos fenómenos sociales son nuevos para la humanidad y representan serios desafíos para la sociedad en su conjunto. Chile no está al margen de esta realidad y en los últimos 30 años ha experimentado un proceso de envejecimiento demográfico acelerado sin precedentes históricos. Actualmente, Chile es considerado uno de los países con “envejecimiento avanzado” y se espera que para el año 2025 tenga el índice de envejecimiento más alto de la región, llegando a tener una proporción de personas mayores cercana a 28% para el año 20504. Como una forma de hacer frente a este panorama actual y previendo que la situación de envejecimiento seguiría una tendencia similar en los próximos años, Chile desarrolló una Política Integral de Envejecimiento Positivo para el período 2012-20255. Esta política de Estado provee un marco normativo, a partir del cual se diseñan e implementan políticas públicas para el mejoramiento efectivo de la calidad de vida de las personas mayores. En el área de la salud, Chile cuenta con un programa de salud para las personas mayores, pero desafortunadamente en el área odontológica es insuficiente. Actualmente, la cobertura odontológica para la población mayor abarca sólo atenciones de urgencia ambulatoria y atención integral odontológica exclusivamente para quienes tienen 60 años6, dejando sin cobertura a los mayores de 60 años y a las personas con grados mayores de dependencia que les impide trasladarse hacia los lugares donde se provee de atención ambulatoria. Con la sola excepción de la fluoración del agua potable, que es una medida de cobertura universal, la mayoría de los programas odontológicos para la comunidad están intencionados para beneficiar casi exclusivamente a niños y adolescentes7. La mayor expectativa de vida de la población y la carencia de cobertura odontológica actual hará que se acrecienten las desigualdades entre los distintos grupos etarios. El Estado tiene así la tarea de implementar políticas públicas para acortar las brechas de acceso y beneficios entre la población mayor y los más jóvenes. Envejecimiento y salud bucal en personas mayores Las personas mayores presentan una gran variedad de problemas bucales tales como caries, enfermedad periodontal, pérdida dentaria, prótesis dentales no funcionales, lesiones en la mucosa oral y xerostomía, entre otros. Estos problemas, a su vez, pueden impactar fuertemente su calidad de vida. A modo de ejemplo, la pérdida de dientes o la presencia de lesiones de caries extensas y dolorosas pueden afectar el estado nutricional de una persona mayor, toda vez que el trastorno bucal llevará a que seleccione alimentos blandos, usualmente de bajo valor nutritivo. Aspectos de la esfera sicosocial también pueden ser afectados por problemas bucales, dado que limitan la capacidad de hablar, sonreír y sociabilizar8. En otro ámbito, se ha descrito una asociación entre la salud bucal y varias enfermedades sistémicas debido a factores de riesgo comunes, como es el caso de la diabetes mellitus9, las enfermedades cardiovasculares10 y respiratorias11, todas patologías de alta prevalencia en la población mayor. Además, las enfermedades crónicas limitan la tolerancia de las personas mayores a los procedimientos dentales o disminuyen su capacidad neuromuscular para adaptarse a los tratamientos rehabilitadores protésicos. Actualmente, la mayoría de las personas mayores en los países industrializados conservan más dientes naturales12. Esto, debido entre otras razones a las mejoras en el acceso y condiciones sanitarias, al impacto del uso de los fluoruros y al desarrollo de una odontología más conservadora13. La población mayor actual, a diferencia de sus predecesores, tiene mayor conocimiento y expectativas más altas. En ese sentido, uno de los aspectos más destacados es que las personas mayores que permanecen funcionalmente independientes buscan atención dental al igual que las personas más jóvenes dentadas14. Si bien es cierto que los problemas bucales en este grupo etario son más complejos, la solución radical, basada en la extracción dentaria y una prótesis completa, ya no satisface las necesidades para estas personas que demandan la conservación de su remanente biológico15. El conservar los dientes naturales, un objetivo altamente deseable, implica al mismo tiempo mayor riesgo de padecer las enfermedades bucales más prevalentes como caries en la corona y raíces de los dientes y enfermedad periodontal16. El mayor riesgo se debe principalmente a cambios patológicos relacionados con la edad, como la recesión gingival y modificaciones en el microambiente bucal, los que se asocian, a su vez, a cambios en el biofilm microbiano que se deposita sobre los dientes, el cual muchas veces Salud bucal en personas mayores en Chile - S. León et al Rev Med Chile 2016; 144: 496-502


Abril 2016
To see the actual publication please follow the link above