Page 75

Abril 2016

481 Artículos de Investigación Obesidad e infección bacteriana ascendente en el embarazo - A. Ovalle et al Posee una proporción significativamente menor de linfocitos CD8 y de células T NK, una mayor proporción de células B, producción alterada de citoquinas y deterioro de la capacidad de proliferación de los linfocitos32. La obesidad lleva hacia un estado proinflamatorio. La inflamación del tejido adiposo está acompañada con un aumento de los niveles circulantes de citoquinas proinflamatorias (TNF-α, IL-6) y proteínas de fase aguda (PCR, fibrinógeno, haptoglobina), en obesas embarazadas y no embarazadas33. La mayoría de estos productos proinflamatorios es secretada en la circulación por los adipocitos y macrófagos, y puede ser en parte responsable de la inflamación sistémica34. Es posible que el estado inflamatorio crónico de los obesos evite el funcionamiento apropiado de la respuesta inmune y promueva el desarrollo de infecciones. El sistema inmune innato vaginal representa la primera línea de defensa contra patógenos externos y mantiene en equilibrio la microbiota comensal oportunista, impidiendo el ascenso de microorganismos al tracto genital superior. Es probable que la respuesta inmune innata en embarazadas obesas esté deteriorada en la vagina35,36. Estas alteraciones de la inmunidad permitirían explicar la mayor frecuencia de aborto de II trimestre, parto prematuro, infecciones del parto, puerperio e infecciones perinatales producto de infecciones que se inician en la vagina. Futuros trabajos se requieren en embarazadas obesas para demostrar este posible deterioro de la inmunidad innata de la vagina. La limitación de este estudio fue el sesgo producido por la falta de resultados de infección vaginal e ITU. Los datos incompletos del Laboratorio del HCSBA y la imposibilidad de revisar las fichas clínicas de las pacientes por falta de consentimiento informado, nos impidió presentar estos datos. Los resultados de este trabajo concluyen que la mujer obesa tiene significativo mayor riesgo que la de peso normal de presentar resultados adversos en el embarazo y perinatales asociados con IBA. Además la obesidad es factor de riesgo independiente de aborto de II trimestre por IBA, de parto prematuro por IBA y de infecciones del parto y puerperio. El conocimiento del riesgo de infección que tiene la obesa permite introducir intervenciones oportunas en el embarazo tendientes a reducir el parto prematuro y la morbimortalidad perinatal asociada. Referencias 1. OMS. Obesidad y sobrepeso. Centro de prensa. Nota descriptiva N°311. Mayo de 2014. 2. Scott-Pillai R, Spence D, Cardwell CR, Hunter A, Holmes VA. The impact of body mass index on maternal and neonatal outcomes: a retrospective study in a UK obstetric population, 2004-2011. BJOG 2013; 120: 932-9. 3. Heslehurst N, Simpson H, Ells LJ, Rankin J, Wilkinson J, Lang R, et al. The impact of maternal BMI status on pregnancy outcomes with immediate short-term obstetric resource implications: a meta-analysis. Obes Rev 2008; 9: 635-83. 4. Leung TY, Leung TN, Sahota DS, Chan OK, Chan LW, Fung TY, et al. Trends in maternal obesity and associated risks of adverse pregnancy outcomes in a population of Chinese women. BJOG 2008; 115: 1529-37. 5. Gunatilake RP, Smrtka MP, Harris B, Kraus DM, Small MJ, Grotegut CA, et al. Predictors of failed trial of labor among women with an extremely obese body mass index. Am J Obstet Gynecol 2013; 209: 562.e1-5. 6. Cai GJ, Sun XX, Zhang L, Hong Q. Association between maternal body mass index and congenital heart defects in offspring: a systematic review. Am J Obstet Gynecol 2014; 211: 91-117. 7. Ouzounian JG. Risk factors for neonatal brachial plexus palsy. Semin Perinatol 2014; 38: 219-21. 8. Stamilio DM, Scifres CM. Extreme obesity and postcesarean maternal complications. Obstet Gynecol 2014; 124: 227-32. 9. Yao R, Ananth CV, Park BY, Pereira L, Plante LA. Perinatal Research Consortium. Obesity and the risk of stillbirth: a population-based cohort study. Am J Obstet Gynecol 2014; 210: 457.e1-9. 10. Leth RA, Uldbjerg N, Nørgaard M, Møller JK, Thomsen RW. Obesity, diabetes, and the risk of infections diagnosed in hospital and post-discharge infections after cesarean section: a prospective cohort study. Acta Obstet Gynecol Scand 2011; 90: 501-9. 11. Sebire NJ, Jolly M, Harris JP, Wadsworth J, Joffe M, Beard RW, et al. Maternal obesity and pregnancy outcome: a study of 287,213 pregnancies in London. Int J Obes Relat Metab Disord 2001; 8: 1175-82. 12. Tipton AM, Cohen SA, Chelmow D. Wound infection in the obese pregnant woman. Semin Perinatol 2011; 35: 345-9. 13. Huttunen R, Syrjänen J. Obesity and the risk and outcome of infection. Int J Obes (Lond) 2013; 37: 333-40. 14. Fezeu L, Julia C, Henegar A, Bitu J, Hu FB, Grobbee DE, et al. Obesity is associated with higher risk of intensive Rev Med Chile 2016; 144: 476-482


Abril 2016
To see the actual publication please follow the link above