Page 60

Abril 2016

Artículos de Investigación Consumo de alcohol y tabaco en adolescentes en Chile - J. Gaete et al que también es observado en países europeos5. En el año 2013, en Chile, el consumo de alcohol en el último mes alcanzó 35,6%, mientras que en Estados Unidos de Norteamérica fue de 24,3%. En el mismo año, la prevalencia de los 12 meses, y prevalencia de vida del consumo de alcohol en Chile, muestran aumentos significativos respecto al estudio de 2011, alcanzado 63% y 80,7%, respectivamente3. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha definido la adolescencia como el período comprendido 466 entre los 10 y los 19 años6; sin embargo, hay autores que la extienden hasta mediados de los veinte años7,8. Debido a sus características, es posible dividirla en tres periodos: adolescencia temprana (10 a 13 años), media (14 a 16 años) y tardía (17 a 19 años)9. En particular, los adolescentes entre 10 y 13 años experimentan muchos estresores y modificaciones en su vida cotidiana, a nivel personal y de su entorno10. Por ejemplo, durante este período se producen cambios rápidos a nivel físico relacionados con el desarrollo sexual10 y cambios cerebrales en las funciones ejecutivas y cognición social11,12. A su vez, los adolescentes se enfrentan a varias demandas psicosociales, como la lucha por reducir su dependencia hacia los padres, una creciente influencia e importancia del apego a sus pares y la búsqueda de la identidad personal13,14. También debemos considerar que este período está marcado por el desarrollo de distintas características a nivel cerebral, fundamentales para una mejor adaptación de adultos7: búsqueda de novedades, involucramiento social, intensidad emocional y creatividad15. Todo lo anterior, si bien es parte del desarrollo normal, y la gran mayoría de los adolescentes transita por este período sin grandes problemas, en algunos casos podemos observar dificultades en el desarrollo16. El consumo de sustancias de abuso en Chile parece estar comenzando a edades cada vez más tempranas3. Mientras más precoz es el inicio del consumo de una sustancia como el alcohol, mayor es la probabilidad de que este consumo se mantenga en el tiempo, genere trastornos psiquiátricos, y aumente la probabilidad de accidentes en la población adolescente17,18. Por otro lado, el uso precoz de tabaco y alcohol parecen aumentar la probabilidad del uso de drogas ilegales17,19,20. Los factores de riesgo y protectores asociados al uso de sustancias pueden agruparse, según el dominio de influencia, en: individuales, familiares, escolares, de pares y del entorno social o comunitario21,22. Varios factores han sido identificados a nivel internacional22,23, pero se hace necesario el estudio de ellos a nivel local para poder elaborar estrategias preventivas específicas, incorporando las necesidades de esa comunidad22,24. Pocos estudios en Chile han explorado el consumo de tabaco y alcohol en adolescentes de entre 10 y 14 años25-31, especialmente en el grupo de 10 a 13 años y sus factores asociados32. Los objetivos de esta investigación son determinar la prevalencia de vida del consumo de tabaco y alcohol en adolescentes entre 10 y 14 años, y estudiar su asociación con factores personales, familiares y escolares, usando como variables confundentes sexo, edad y nivel socioeconómico. Material y Método Participantes Se invitó a participar a 10 colegios urbanos de la comuna de San Felipe, a cursos de 5° a 8° Básico, representativos de cada nivel socioeconómico (NSE): alto, medio y bajo. Se utilizó como referencia del NSE la clasificación dada por la Agencia de Calidad de Chile, que incluye 5 niveles, pero fueron reagrupados en tres categorías para facilitar los análisis: 1) Bajo = Medio-Bajo + Bajo; 2) Medio = Medio; y 3) Alto = Alto + Medio-Alto. La elección de estos colegios fue por conveniencia, con el objetivo de obtener una distribución de los sujetos similar a la presente entre todos los colegios urbanos de San Felipe. La invitación fue aceptada por siete colegios, declinando 1 establecimiento de nivel bajo y 2 de nivel medio (Tabla 1). Recolección de datos Después de la autorización de los directores de los establecimientos educacionales, se informó a los padres o apoderados de los alumnos sobre el estudio y se solicitó su consentimiento firmado para autorizar la participación de su hijo/pupilo. Una vez obtenidos los consentimientos, un grupo de 2 o 3 ayudantes de investigación por colegio, de la carrera de Enfermería de la Universidad de Valparaíso, evaluaron a los alumnos participantes en la sala de clases en forma colectiva. Al inicio de la sesión de evaluación, los ayudantes de investigación explicaron el propósito de la investigación a los alumnos y solicitaron sus asentimientos. Los Rev Med Chile 2016; 144: 465-475


Abril 2016
To see the actual publication please follow the link above