Page 136

Abril 2016

cartas al editor / letter to the editor estrategia enfocada directamente en los varones1. Lo anterior es muy preocupante teniendo en consideración el envejecimiento que la población chilena ha tenido en las últimas décadas, hecho que implica que cada vez más varones estén expuestos a padecer patologías asociadas al envejecimiento, por ejemplo, la andropausia. Frente a lo anterior, es necesario precisar ¿qué entendemos por andropausia? Este es un neologismo proveniente del griego, formado por los términos ἄνδρας (andras), que significa «macho humano», y por παῦσις (pausis), que significa «cese». Clínicamente se define como un síndrome asociado a una disminución en la satisfacción sexual o una disminución de la sensación de bienestar general con bajos niveles de testosterona en el hombre más viejo; por esto también se le ha denominado hipogonadismo 542 asociado a la senilidad del varón o climaterio masculino. El paciente andropáusico puede presentar un estado de astenia, es decir, cansancio; además de una fácil irritabilidad, lo cual muchas veces influye en sus relaciones interpersonales. La definición y difusión del concepto de andropausia se hacen necesarias ya que si bien muchos hombres chilenos están interesados en su propia salud1, varios estudios internacionales indican que los varones no saben que es la andropausia2-5 y Chile no sería la excepción a esta realidad. En vista de lo anterior, también es interesante saber qué conocimiento sobre andropausia tienen los profesionales de la salud y los educadores en esta área. Los pocos estudios que se han efectuado al respecto en el mundo muestran, por una parte, que es necesario mejorar el conocimiento y la actitud hacia la andropausia entre los médicos generales4 y, por otra parte, que las enfermeras con experiencia en el reconocimiento de los síntomas de la menopausia tienen altos niveles de conocimiento de la andropausia5. Sin embargo, se sabe poco sobre el conocimiento de andropausia y de conceptos asociados que realmente poseen los estudiantes de dichas carreras y de otras del área salud que están cercanos a egresar. En Chile no se han desarrollado trabajos al respecto, pero estudios preliminares muestran que existe una gran diferencia respecto al conocimiento del concepto de andropausia entre estudiantes del Figura 1. Respuestas de estudiantes del noveno semestre de carreras de la facultad de salud de una universidad chilena ante la pregunta: ¿Conoce usted el concepto de Andropausia? Enfermería: n = 9; Kinesiología: n = 25; y Pedagogía en Educación Física, Deportes y Recreación: n = 33. área de la salud y de educación en salud en el noveno semestre de sus carreras (Figura 1). Si bien existe una noción entre ellos sobre la importancia del manejo del concepto de andropausia y tópicos relacionados, no todos ellos conocen bien sobre estos temas. Por esto, junto con incluir a los varones en las perspectivas de salud como lo recomienda la Dra. Bernales1, también es muy importante plantear la necesidad de diseñar (y poner en práctica) intervenciones de salud y educativas para mejorar el conocimiento y la actitud hacia la andropausia entre los futuros profesionales de la salud4 y de educación en salud, pues son ellos quienes tratarán y muy probablemente educarán al paciente que padece andropausia. Solamente de esta forma será posible informar adecuadamente sobre esta entidad clínica que es desconocida para muchos hombres y también para muchos profesionales que los tratan. Para finalizar esta carta y con el propósito de destacar la importancia del tema anteriormente tratado, nos permitimos recordar al destacado andrólogo, científico y fundador de la Sociedad de Andrología y Gametología de Chile (SAGACH), Prof. Dr. Eduardo Bustos-Obregón (1937-2014), quien, citado por Rivas y colaboradores6, recomendó de manera preclara el preocuparse de las patologías propias del varón: Felicito a los ginecólogos. Es importante que los derechos reproductivos de la mujer estén protegidos, pero esto también marca un desafío para la Andrología, es nuestro deber sentar las bases de los derechos reproductivos masculinos. Manuel E. Cortés1-3, Yanara A. Bernal4, Pilar Vigil5-8 1Doctor en Ciencias 2Secretario SAGACH. 3Jefe Departamento de Ciencias Químicas y Biológicas, Universidad Bernardo O`Higgins (UBO). 4Licenciada en Enfermería, Facultad de Salud, UBO. 5Médico Ginecobstetra y Doctora en Fisiología. 6Past-President SAGACH. 7Directora Médica, Reproductive Health Research Institute. 8Profesora Asociada, Pontificia Universidad Católica de Chile. Rev Med Chile 2016; 144: 534-543


Abril 2016
To see the actual publication please follow the link above