Page 121

Abril 2016

CASOS CLÍNICOS 527 Conductas de riesgo en consumidores de cocaína no consultantes - R. Santis et al El consumo de cocaína afecta predominantemente a poblaciones vulnerables socioeconómicamente, y es la segunda sustancia ilegal más consumida en Chile después de marihuana6. Encuestas nacionales de población general muestran que la PBC es la sustancia ilegal que genera mayor dependencia, alcanzando 65,6% entre consumidores de último año6. Sin embargo, solamente 6,1% de los dependientes de sustancias ilegales, y 17,8% de los dependientes de PBC ingresa a tratamiento de rehabilitación cada año4, cifras comparables a lo reportado a nivel mundial: uno de cada 6 consumidores problemáticos o dependientes de drogas recibe tratamiento cada año7. Las conductas socialmente sancionadas, que suelen acompañar al consumo, son barreras para el contacto con los servicios de salud. Este grupo de consumidores, marginados de los sistemas de apoyo social, han sido denominados “poblaciones ocultas”8,9. La entrevista de acceso privilegiado (EAP) es una metodología que permite el estudio de estas poblaciones10,11, permitiendo reunir información a través de una red de entrevistadores que tienen acceso a los sujetos de estudio. Santis y cols. en 200612, mediante la EAP, reportaron un alto grado de vulnerabilidad social y conductual de los consumidores de PBC no consultantes. La primera publicación de la presente investigación presentó los datos de la evaluación basal13. Se mostró que los consumidores de PBC no consultantes reportaron una mayor proporción de conductas de riesgo en comparación a los consumidores de CC no consultantes. Adicionalmente, los consumidores de PBC provenían de familias más disfuncionales que los consumidores de CC14. El objetivo del presente reporte es comparar el perfil de conductas de riesgo de una muestra de consumidores de PBC y consumidores de CC luego de 12 meses de seguimiento, sin tratamiento de rehabilitación en los 6 meses previos al inicio del estudio. Método La descripción detallada de participantes y método se encuentra publicada en reportes previos13,15. Se efectuó un diseño prospectivo con tres evaluaciones: ingreso, 6 meses y 12 meses de seguimiento. La metodología “EAP” fue utilizada para reclutar a la muestra10,11. Se seleccionaron y entrenaron 28 entrevistadores: 18 mujeres y 10 hombres. El reclutamiento, y las evaluaciones posteriores, se efectuaron en calles, plazas y espacios públicos de zonas de riesgo, definidas por mapas confeccionados con información de organizaciones locales y de Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol (SENDA) respecto de áreas de alto consumo y tráfico de drogas, en cuatro municipios de la Región Metropolitana de Santiago de Chile, con las más alta prevalencias de consumo de PBC y CC, según el último estudio nacional de representación comunal16: Pedro Aguirre Cerda, Huechuraba, La Pintana y San Joaquín. El muestreo fue intencionado (no probabilístico) y de acuerdo al criterio de búsqueda de los entrevistadores dentro de cada zona de riesgo. La muestra fue estratificada de acuerdo al género (2/3 masculino) y rango etario (menos de 19 años, entre 19 y 25 años, y mayor de 25 años; un tercio cada categoría). Los criterios de inclusión fueron: Grupo 1: Sujetos que consumieron PBC, como sustancia de primera elección, al menos una vez durante el último mes. Grupo 2: Sujetos que consumieron CC, como sustancia de primera elección, al menos una vez durante el último mes. Ambos grupos incluyeron sujetos sin tratamiento de rehabilitación en los 6 meses previos al inicio del estudio. Aquellos que no pudieron definir su sustancia primaria entre PBC y CC fueron excluidos. La muestra consistió de 467 sujetos: 231 consumidores primarios de PBC (grupo 1) y 236 consumidores primarios de CC (grupo 2). Los entrevistadores recibieron un pago de $  6.000 (US$ 11), $  9.000 (US$ 17) y $  11.000 (US$ 20) por cada “Cuestionario de Conductas de Riesgo (CCR)” correctamente aplicado, al inicio, 6 y 12 meses de seguimiento, respectivamente. Los sujetos de estudio no recibieron pago por la evaluación inicial, pero sí recibieron cupones de $ 5.000 (US$ 9) y 8.000 (US$ 15), canjeables por alimentos en un supermercado, a los 6 y 12 meses de seguimiento, respectivamente. El instrumento empleado fue el CCR13 que evalúa: información sociodemográfica; patrón de consumo y dependencia de sustancias (3 o más de 6 criterios de acuerdo a CIE-10)17; severidad de la dependencia (número de criterios de dependencia de acuerdo a CIE-10 mínimo: 3-máximo: 6); policonsumo (consumo de dos o más sustancias en el Rev Med Chile 2016; 144: 526-533


Abril 2016
To see the actual publication please follow the link above